lunes, 10 de septiembre de 2018

Las emociones son contagiosas...



Las emociones son contagiosas... compartir un momento con el otro nos hace bien al alma. 
Ahora cuando al relacionarnos debemos liar con el otro y nos quedamos agotados
y enredados de porque uno decidió comer el chocolate abierto
a la una de la mañana y tiene que desplegar todo un rollo de explicaciones
y porque no decidió cocinarse hasta que siente que se desgasta.. . Huye! 
Huye despavorida ante la manipulación del otro... 
huye a llenarse las baterías haciendo lo que se ama, sola... 
felizmente sola, reflexionando...
Siempre es bueno compartir hasta ahí... 
hasta que el decir o el hacer del otro no me fastidie...
o simplemente aprender a saber retirarse mucho antes y saber decir no...
A aprender a no engancharse en la nimiedad, 
la tontera del mundo del chocolate, a la falsa acusación y reproche... 
La felicidad depende de uno, jamás del capricho egoísta o la toxicidad del otro...
Así que Huye! Huye! Huye Felizzz, sin culpa y que el otro se haga cargo de sí mismo,
asuma sus responsabilidades de sus acciones y decisiones...
Cada uno en lo suyo, sin quedarse enganchado, que uno justamente no es su psicólogo!
Mejor y más saludable es aprender a tomarse las cosas con un poco de humor...
A amarse más, mucho más pero muchísimo más!
Y la próxima...  A comerse todos los chocolates!
Felizzz vida y sin sufrimiento, a poner palabra, a decir las cosas como son... 

Yo me amo y valgo muchísimo más que tu par de barritas de chocolate abierto!
Me fuí! Graciasss ... Que la guerra es un mal negocio para todos!
Mané Castro Videla

La Bohème

No encuentro necesario desbordarme y desatender todo lo logrado, vivido, sentido y amado por una noche entre tus brazos donde siem...