domingo, 31 de diciembre de 2017

Un día como hoy... 31 de diciembre de 2017



Se celebra el Año Viejo...

Se limpia la casa para sacar "la mufa" , el dolor que duele, la herida que sangra... el inmenso sufrimiento que nos desgarra y nos muerde las manos, el rostro y nos arroja el corazón sin piedad al destierro... a otros andares colmados de laberintos ciegos que nos obliga a mirarnos por dentro, a la esencia de lo que somos y nos habita con todas las miserias y mediocridades, al abandono, a la mirada ausente, a eso que rechazamos en el otro... a lo que debemos aceptar que también somos pero elegimos conscientemente de no ser...
Tenemos hambre y sed de silencio de paz...
Sentimos la necesidad imperiosa de reencontrarnos y ser luz... Ser luz hasta consumirnos y no nos quede más nada que morirnos...
Morirnos para renacer...
Y no acabar nunca... y somos todo aquello que amamos y todo aquello que rechazamos...Somos la lucha permanente... somos el resultado de la resolución del conflicto...
Desterrados, heridos a muerte, pateando los restos de aquello que fuimos, resurgimos atravesados por todo y todos, nada ni nadie queda excluido... 
Somos eso, seres desterrados, abandonados, injuriados, violentados, blasfemados, odiados y también amados, perdonados...
El mandato de la casa grande pesa a esta hora y desde que nos levantamos limpiamos sin parar... sin pensar demasiado... lo hacemos y sin chistar... la obediencia, la esperanza y la fe nos mueve sin límites "quemando las malas vibras" hasta que no damos más y todo se nos cae... debiendo limpiar sobre lo ya limpiado... 
Y esa es la señal de dejar, es hora de la ducha de agua fresca y cristalina, es el instante mágico de la limpieza del cuerpo, perfumando y suavizando la piel... dando espacio a la gratitud a Dios y a cada uno de todos los seres que nos habita...
Uno es ese instante infinitesimal en que un sentimiento rozo la ternura y la pureza que lo esperaba.
Uno es ese ser que es en contradicción de la gran biblioteca Universal.
Uno nada tiene y es fuera de si mismo, nada del resto para nada nos define.
Desnuda y descalza frente al espejo cepillo mi negra y larga cabellera azabache, una sonrisa se desprende y me devuelve... diciéndome: Eres lo que has elegido en libertad Ser.
Lo que eres nadie te lo ha regalado, eres el resultado del amor que te habita, del sacrificio, del trabajo y del esfuerzo duro y constante, de la perseverancia, de cada caída  y la persistencia de volver a levantarte... de resistir... del amor que te habita.
Solo somos un saber que nada es nuestro y todo nos es prestado en este viaje del Ser...
A esta hora...
Pican los ojos del alma y pican mucho... las lágrimas arden dentro de uno...
Es hora de vestirse... 
Es hora de estreno decía mi mami, de algo viejo y gastado, de pedir algo prestado...

Soy... soy sin excusas, sin vueltas... Sin permisos! 
Soy con autocrítica  y en absoluta libertad del ser!
Soy dando palabra con honor y dignidad.
Soy en cada palabra y acto anudando cada uno y todos los miedos
Soy saliendo al frente con la mirada y la frente alta
por simple amor y locura a esta ilusión que llamamos vida.
Soy lo que elijo Ser y logro. 
Soy Mujer bendecida en la gracia de Dios, siendo adverbios
Rompiendo cadenas que me aten.
Siendo mi propia palabra más allá de todo y de todos

¡Es hora de dar y ser palabra!  

Yo, Mané Castro Videla te agradezco por todo este tiempo compartido, por tu permanente estar en mí  y te deseo en esta noche vieja y en  este 2018 que se inicia, todo lo mejor! 
Bendiciones ! 


Manè







sábado, 30 de diciembre de 2017

La vida es lo que uno elige



Si miramos a nuestro lado... sin duda siempre miramos a Dios...todo es un don, un regalo de Dios...el aroma de las flores...el afecto de la amistad, el amor de los hijos...el amor a la Patria, el consuelo y la fe... Los minutos se deslizan como agua cristalina... agua cristalina que refresca, limpia y fecunda que canta sonora sus silbos brillantes... No todo pasa y las obras que realizamos quedan en el recuerdo, en lo profundo de la conciencia, en la presencia de Dios entre nuestra vergüenza y para nuestro consuelo... Dios está en todas partes y en todos, está aquí a mi lado, en tu mirada cada vez que de mil maneras y formas me dices que existo, en mi, dentro mío... en el aire que respiro!
Se necesita mucha fortaleza y dominio de si mismo para ser bueno que para ser malo, hay que ser mucho más valiente para guardar fidelidad al deber y no quebrantarlo, se necesita redoblar esfuerzos para remar contra la corriente que para dejarse llevar río abajo y no dejarse llevar ni por instintos e inclinaciones, por comodidades o conveniencias... La vida es lo que uno elige siempre en libertad... Y esta es la vida que elegí ser y estar, es la razón de mi ser ... es la conquista del bien con los brazos abiertos a Dios, a la Patria, a mis hijos... a ti.

Manè


lunes, 25 de diciembre de 2017

Bendecida natividad



Que Dios alimente los corazones y las mentes en este nuevo amanecer... hay un hondo simbolismo en el niño pobre que nació... no es el lujo, lo que hay que lograr alcanzar.
Es el respeto a la vida, a ser la madre dando vida para salvar al hombre del ingrato lodo, para alcanzar los tesoros del mundo con alma, vida y corazón... Mané

domingo, 24 de diciembre de 2017

El amor acrisola al amor.


Si no quieres sufrir, renuncia a amar, esa es la prueba más convincente que amamos.
El amor acrisola al amor.
Y uno sola, sufre, ama y vive, es inseparable estas tres realidades, sin importar su orden.
Aprendí a amar, a fuego, a amar incondicionalmente a cada uno de mis hijos.
Ni el vivir ni el sufrimiento y el vivir tiene otro sentido.
Es ser más allá de ellos, es recobrar las fuerzas.
Es ser el repicar de la campana, el corazón latiendo.
Es sentir los cielos, el milagro y el lucero.
Es ser el aliento dando vida, creciendo en nuestro ser al niño Dios en el alma.
Es dar a luz al hijo y ser la madre.
Y ser la realidad de la promesa ofreciendo con y por amor, el corazón solo inclinada a Dios.


Mis amados hijos Pao y Gonzi


Manè Castro Videla
Hija, Mujer, Madre y Amante de Dios








sábado, 23 de diciembre de 2017

Amanece en el rancho en silencio...



Amanece en el rancho en silencio...de un silencio profundo y hondo, hay un fuerte olor a incienso, hay olor a ti, hay olor a mi, de historias de amor, de promesas y cantos en tono mayor de alegría.
Soy, ese canto de juventud, de madre y esas voces que cantan estrofas a la libertad, a la luz cuando muere en el trigal...
Al azul del cielo, a la mirada sin rencor...
A ese canto a La Paz al mundo y el eterno canto a Dios! Mané

domingo, 17 de diciembre de 2017

¡Viva la Libertad!


Nuestra vida entera descansa, sobre hipótesis tomadas a otro tiempo y que no responden a las ideas actuales, en la forma ni en el fondo de nuestra vida en permanente contradicción.
Todo lo que pasa afuera, nos atraviesa, cada palabra que decimos, cada acto que ejecutamos, es una mentira con respecto a lo que en el interior de nuestra alma reconocemos como verdad.
Nos pariodamos, a nosotros mismos... Representando una eterna comedia.

Comedia fatigosa, en soledad, a despecho de la costumbre que nos reclama una constante retracción de las ideas y de las convicciones, debiendo llenarnos de desprecio hacia nosotros y hacia el mundo cuando interrogamos a la conciencia...

Nuestra conciencia entre una multitud de circunstancias, adopta una expresión solemne, una actitud grave... nos vestimos y fingimos un respeto externo al otro, a las instituciones, al afuera, a eso que encontramos sobrado absurdas, siguiendo cobardemente unidos a ideas que sabemos que carecen de todo sentido.

Estamos en permanente y eterno conflicto entre las conveniencias y nuestras convicciones... Uno es, eso, vacío.

Vacío donde la ignorancia se concilia con una satisfacción animal y estar dichoso y contento... pero cuando se ve en las instituciones existentes simulacros vanos y vacíos sin sentido, donde se vive encerrado y todas las instituciones nos parecen mentirosas, uno es una llaga sangrienta.

Una llaga sangrienta en medio de un conflicto intolerable... 

Donde se pierde todo, absolutamente todo gozo de vivir y todo deseo de luchar... la angustia nos envuelve... nos atormenta, nos ahoga hasta matarnos...

A despertar...  A sacudir la febril angustia, los sueños y esos detalles que anidan en el espíritu y nos dicen es hora de luchar ... es hora de resolver, de  encontrar solución... 
Es hora de vencer con respeto y sin violencia...
Es hora de dialogar, presentando propuestas... fundamentando.
Es hora de respirar profundo y volver a empezar
y no permitiendo ni dándole poder a otro,
a que dirija nuestra vida,  a su antojo y capricho.
Es hora de no permitir abusos.


Vivir honrando... Honrando a la vida, a Dios y a la Patria

Manè  Castro Videla
Mujer libre e  Hija de la Vida, de Dios y de la Patria





viernes, 8 de diciembre de 2017

Cada uno va escribiendo su historia cada día



Cada uno va escribiendo su historia cada día. Uno aprende que toda acción mala trae consecuencias malas, tarde o temprano.

Y la verdad es que NO hay necesidad de caer en la peor de las ignorancias. No es necesario!

Se sepa o no. Se acepte o no. Los hechos son así, toda causa produce un efecto.

Cuando se obra alegremente sin querer admitir las consecuencias de los propios actos o nos quejamos y buscamos culpables para achacarles la culpa y responsabilidad a la irresponsabilidad del ayer, cuando es exclusivamente nuestra o simplemente tiramos la piedra y escondemos la mano, somos ignorantes!

Y la peor ignorancia es no tener palabra.

Debemos ser buenos ante todo y hay que saber pedir perdón, debemos reconocer el error...

Es ese nuestro deber y derecho, es nuestra responsabilidad como personas de bien, honestas a aprender a no vivir con la peor de las ignorancias.

Uno es el que marca la diferencia, uno es el que pone palabra y le dice a esa persona muy culta que sigue viviendo con la peor ignorancia al no tener palabra.

Uno sigue viviendo y aprendiendo sin tanto título a vivir sabiamente, en ser consciente de lo bueno que es ser bueno y lo malo que es ser malo... Mané Castro Videla

La Bohème

No encuentro necesario desbordarme y desatender todo lo logrado, vivido, sentido y amado por una noche entre tus brazos donde siem...