sábado, 29 de abril de 2017

El hombre mediocre... El medio pelo argentino en estos tiempos estalla en la mirada de los argentinos y en la ceguera de la señora justicia! Mané



El hombre mediocre... El medio pelo argentino en estos tiempos estalla en la mirada de los argentinos y en la ceguera de la señora justicia! Mané
El hombre mediocre" de José Ingenieros.

Para los que alguna vez lo leímos, no viene mal recordarlo.
Y si no pasó por nuestras manos, nunca es tarde...
Del libro: "El hombre mediocre" de José Ingenieros.

"Cada cierto tiempo el equilibrio social se rompe a favor de la mediocridad.
El ambiente se torna refractario a todo afán de perfección, los ideales se debilitan y la dignidad se ausenta; los hombres acomodaticios tienen su primavera florida.
Los gobernantes no crean ese estado de cosas; lo representan.
El mediocre ignora el justo medio, nunca hace un juicio sobre si, desconoce la autocrítica, esta condenado a permanecer en su módico refugio.
El mediocre rechaza el diálogo, no se atreve a confrontar, con el que piensa distinto. 
Es fundamentalmente inseguro y busca excusas que siempre se apoyan en la descalificación del otro. Carece de coraje para expresar o debatir públicamente sus ideas, propósitos y proyectos. 
Se comunica mediante el monologo y el aplauso.
Esta actitud lo encierra en la convicción de que él posee la verdad, la luz, y su adversario el error, la oscuridad.
Los que piensan y actúan así integran una comunidad enferma y más grave aun, la dirigen, o pretenden hacerlo.
El mediocre no logra liberarse de sus resentimientos, viejísimo problema que siempre desnaturaliza a la Justicia.
No soporta las formas, las confunde con formalidades, por lo cual desconoce la cortesía, que es una forma de respeto por los demás.
Se siente libre de culpa y serena su conciencia si disposiciones legales lo liberan de las sanciones por las faltas que cometió.
La impunidad lo tranquiliza. Siempre hay mediocres, son perennes. Lo que varía es su prestigio y su influencia.
Cuando se reemplaza lo cualitativo por lo conveniente, el rebelde es igual al lacayo, porque los valores se acomodan a las circunstancias.
Hay más presencias personales que proyectos. La declinación de la “educación” y su confusión con “enseñanza” permiten una sociedad sin ideales y sin cultura, lo que facilita la existencia de políticos ignorantes y rapaces."  José Ingenieros

Su verdadero nombre era Giuseppe INGEGNIERI.
Nació en Italia en 1877.
Vino con sus padres de muy pequeño a la Argentina.
Estudió en el Colegio Nacional Bs. As. Luego en la facultad de Médicina.
Fue escritor, filósofo y sociologo. Participó en política.
Falleció en Bs. As. a los 49 años, en 1925.

BASTANTE ACTUAL ¿Verdad?

viernes, 28 de abril de 2017

La filosofía política del Maestro y Padre de las Letras, nuestro amado Jorge Luis Borges


Borges y la política han dado mucho que hablar, pero la atención que sus opiniones en tal sentido generaran se han referido generalmente a la anécdota de aquél personaje que poca atención prestaba a las noticias diarias y que basaba buena parte de las mismas en criterios estéticos, y particularmente épicos: desde su admiración por los militares patrios y su lucha por la independencia y libertad argentinas hasta su afiliación al Partido Conservador porque sólo los caballeros se suman a las causas perdidas.
Sin embargo, y pese a que pueden encontrarse en su historia decisiones y opiniones políticas diversas, y hasta contrapuestas, es opinión de quien escribe que existe una clara filosofía política en Borges, la que se mantuvo durante el trascurso de su larga vida sin modificaciones y es intención de este artículo presentarla.

Libre albedrío e individualismo
Sorprendía a muchos el escepticismo de Borges sobre el libre albedrío, pero esto nunca significó que cayera por eso en las redes del determinismo. Su posición podría sintetizarse de la siguiente forma: el ser humano no existe fuera de las relaciones causa-efecto; está determinado pero le resulta imposible saber qué es lo que lo determina entre las innumerables causas existentes. En sus palabras: "Uno siente que el Universo responde a un dibujo. Las cosas no son absolutamente arbitrarias: hay cuatro estaciones, nuestra vida va pasando por etapas: nacimiento, niñez, juventud... Podrían ser indicios de que hay una trama, de que este mundo no es caótico sino laberíntico. Es como el libre albedrío. Posiblemente no exista, pero uno no puede pensar que en este momento no es libre ¿no?"
Y también: "...si me dicen que todo mi pasado ha sido fatal, ha sido obligatorio, no me importa; pero si me dicen que yo, en este momento, no puedo obrar con libertad, me desespero."
Esta capacidad de accionar libremente lleva a Borges a lo que en las ciencias sociales se denomina individualismo metodológico, el cual descarta de plano la "hipóstasis" de ciertos conceptos, es decir hacer sujetos de existencia real a ideas tales como "la sociedad", "el pueblo", "la nación", "la clase obrera" y otros: "... la muchedumbre es una entidad ficticia, lo que realmente existe es cada individuo.", "yo creo que sólo existen los individuos: todo lo demás, las nacionalidades y las clases sociales son meras comodidades intelectuales.", "Las masas son una entidad abstracta y posiblemente irreal. Suponer la existencia de la masa es como suponer que todas las personas cuyo nombre empieza con la letra "b" forman una sociedad."
Inclusive tiene una página literaria específica sobre el tema, "Tú", que comienza "Un solo hombre ha nacido, un solo hombre ha muerto en la tierra. Afirmar lo contrario es mera estadística, es una adición imposible. No menos imposible que sumar el olor de la lluvia y el sueño que anoche soñaste".
Este enfoque se extiende a su idea de "patria", más venerada por Borges por la epopeya histórica que como concepto social. Así en la "Elegía de la Patria" culmina:
Cifras rojas de los aniversarios,
Pompas de mármol, arduos monumentos,
Pompas de la palabra, parlamentos,
Centenarios y sesquicentenarios,
Son la ceniza apenas, la soflama
De los vestigios de esa antigua llama

Patria, País, Estado
Borges tuvo muchas patrias, si bien nunca pensó en desprenderse de ésta, llevando la concepción individualista también a este campo. Le preguntan, "¿cuántas Argentinas hay? ¿Más de una?", y contesta "Muchas, tantas como individuos. Los países son falsos, los individuos quizás no lo sean -si es que el individuo es el mismo al cabo de muchos años."
Gustaba de "coleccionar" patrias (Argentina, Uruguay, Suiza, Inglaterra, entre otras) y descreía de las fronteras y los países: "Desdichadamente para los hombres, el planeta ha sido parcelado en países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de una mitología particular, de derechos, de agravios, de fronteras, de banderas, de escudos y de mapas. Mientras dure este arbitrario estado de cosas, serán inevitables las guerras.", "Soy un cosmopolita que atraviesa fronteras porque no le gustan".
El libre albedrío y el individualismo le permitían desplegar una preocupación ética, individualista, como no puede ser de otra forma, "...creo que si cada uno de nosotros pensara en ser un hombre ético, y tratara de serlo, ya habríamos hecho mucho; ya que al fin de todo, la suma de las conductas depende de cada individuo."
Y al pretender buscar lo máximo de individuo y el mínimo de Estado, descreía profundamente de éste:
"El más urgente de los problemas de nuestra época (ya denunciado con profética lucidez por el casi olvidado Spencer) es la gradual intromisión del Estado en los actos del individuo; en la lucha contra ese mal, cuyos nombres son comunismo y nazismo, el individualismo argentino, acaso inútil o perjudicial hasta ahora, encontrará justificación y deberes."
"...se empieza por la idea de que el Estado debe dirigir todo; que es mejor que haya una corporación que dirija las cosas, y no que todo 'quede abandonado al caos, o a circunstancias individuales'; y se llega al nazismo o al comunismo, claro. Toda idea empieza siendo una hermosa posibilidad, y luego, bueno, cuando envejece es usada para la tiranía, para la opresión."
Sin dejar de ser optimista pensando que algún día ya no existirían más. Pregunta el personaje Eudoro Acevedo:
"¿Qué sucedió con los gobiernos? Según la tradición fueron cayendo gradualmente en desuso. Llamaban a elecciones, declaraban guerras, imponían tarifas, confiscaban fortunas, ordenaban arrestos y pretendían imponer la censura y nadie en el planeta los acataba. La prensa dejó de publicar sus colaboraciones y sus efigies. Los políticos tuvieron que buscar oficios honestos; algunos fueron buenos cómicos o buenos curanderos. La realidad sin duda habrá sido más completa que este resumen."
Y dice Borges "... para mí el Estado es el enemigo común ahora; yo querría -eso lo he dicho muchas veces- un mínimo de Estado y un máximo de individuo. Pero, quizá sea preciso esperar... no sé si algunos decenios o algunos siglos -lo cual históricamente no es nada-, aunque yo, ciertamente no llegaré a ese mundo sin Estados. Para eso se necesitaría una humanidad ética, y además, una humanidad intelectualmente más fuerte de lo que es ahora, de lo que somos nosotros; ya que, sin duda, somos muy inmorales y muy poco inteligentes comparados con esos hombres del porvenir, por eso estoy de acuerdo con la frase: "Yo creo dogmáticamente en el progreso".
"Creo que con el tiempo mereceremos que no haya gobiernos."

Política y democracia
El descreimiento del Estado no podía sino estar acompañando por una baja consideración de la política, algo que, tal vez no entonces, comparten muchos de los argentinos de hoy. Le dicen que no tiene una buena opinión de los políticos, contesta:
- "No. En primer lugar no son hombres éticos; son hombres que han contraído el hábito de mentir, el hábito de sobornar, el hábito de sonreír todo el tiempo, el hábito de quedar bien con todo el mundo, el hábito de la popularidad....
La profesión de los políticos es mentir. El caso de un rey es distinto; un rey es alguien que recibe ese destino, y luego debe cumplirlo. Un político no; un político debe fingir todo el tiempo, debe sonreír, simular cortesía, debe someterse melancólicamente a los cócteles, a los actos oficiales, a las fechas patrias."
"Creo que ningún político puede ser una persona totalmente sincera. Un político está buscando siempre electores y dice lo que esperan que diga. En el caso de un discurso político los que opinan son los oyentes, más que el orador. El orador es una especie de espejo o eco de lo que los demás piensan. Si no es así, fracasa."
"...yo diría que los políticos vendrían a ser los últimos plagiarios, los últimos discípulos de los escritores. Pero, generalmente con un siglo de atraso, o un poco más también, sí. Porque todo lo que se llama actualidad es realmente.... y, es un museo, usualmente arcaico. Ahora estamos todos embelesados con la democracia; bueno, todo eso nos lleva a Paine, a Jefferson, a aquello que pudo ser una pasión cuando Walt Whitman escribió sus Hojas de Hierba. Año de 1855. Todo eso es la actualidad; de modo que los políticos serían lectores atrasados, ¿no?, lectores anticuados, lectores de viejas bibliotecas..."
Su acendrado individualismo lo llevaba hasta dudar de la posibilidad de la representación, y de la misma democracia, pero no por promover las dictaduras o las monarquías siendo que pensaba que lo importante no eran los sistemas políticos sino los individuos y sus valores. Dice en El Libro de Arena
"Twirl, cuya inteligencia era lúcida, observó que el Congreso presuponía un problema de índole filosófica. Planear una asamblea que representara a todos los hombres era como fijar el número exacto de los arquetipos platónicos, enigma que ha atareado durante siglos la perplejidad de los pensadores. Sugirió que, sin ir más lejos, don Alejandro Glencoe podía representar a los hacendados, pero también a los orientales y también a los grandes precursores y también a los hombres de barba roja y a los que están sentados en un sillón. Nora Erfjord era noruega. ¿Representaría a las secretarias, a las noruegas o simplemente a todas las mujeres hermosas? ¿Bastaba un ingeniero para representar a todos los ingenieros, incluso los de Nueva Zelanda?"
Y su opinión sobre la democracia es bien conocida: Me sé del todo indigno de opinar en materia política, pero tal vez me sea perdonado añadir que descreo de la democracia, ese curioso abuso de la estadística."
Volviendo a creer más en los individuos que en los gobiernos "Tengo la sospecha de que la forma de gobierno es muy poco importante, de que lo importante es el país. Vamos a suponer que hubiera una república en Inglaterra o que hubiera una monarquía en Suiza: no sé si cambiarían mucho las cosas; posiblemente no cambiarían nada. Porque la gente seguiría siendo la misma. De modo que no creo que una forma de gobierno determinada sea una especie de panacea. Quizá les demos demasiada importancia ahora a las formas de gobierno, y quizá sean más importantes los individuos"

Borges libertario
En sus propias palabras, Borges se consideraba un anarquista, si bien pacífico: "actualmente yo me definiría como un inofensivo anarquista; es decir, un hombre que quiere un mínimo de gobierno y un máximo de individuo."
"Soy anarquista. Siempre ha creído fervorosamente en el anarquismo. Y en esto sigo las ideas de mi padre. Es decir, estoy en contra de los gobiernos, más aún cuando son dictaduras, y de los estados".
Pero esa definición de "anarquista pacífico" era presentada para diferenciarse del anarquismo violento de fines del siglo XIX y principios del XX. En la actualidad su posición sería clasificada como de "libertario", ya que el ideal de su admirado Spencer ha sido recreado en este siglo por Popper, Hayek, Nozick o Mises.
El diccionario define la anarquía como "falta de todo gobierno en un estado", o "desorden, confusión, por ausencia o flaqueza de la autoridad pública". Teniendo en cuenta esto, Borges no sería estrictamente "anarquista" si lo interpretamos como la falta completa de normas y orden, sino un "libertario" , palabra que define actualmente a un rango amplio de posiciones que se extienden desde la preferencia por un estado mínimo hasta pequeñas agencias en competencia.
Dicha filosofía política pondría a Borges a contrapelo de la sociedad argentina, la que ante la bancarrota del Estado espera aun salvarse a través del mismo y de los políticos que lo manejan o de otros que puedan llegar. Sin embargo, Borges pensaba que el argentino es esencialmente individualista:
"El argentino hallaría su símbolo en el gaucho y no en el militar, porque el valor cifrado en aquel por las tradiciones orales no esta al servicio de una causa y es puro. El gaucho y el compadre son imaginados como rebeldes; el argentino a diferencia de los americanos del Norte y de casi todos los europeos, no se identifica con el Estado. Ello puede atribuirse al hecho general de que el Estado es una inconcebible abstracción; lo cierto es que el argentino es un individuo, no un ciudadano."

Martín Krause

Maravillosoooo! Por siempre eterno y amado, te quiero Maestro y Padre de las letras! 
Habitas mi corazón, Mané


jueves, 27 de abril de 2017

La dignidad no se negocia,ni antes, ni ayer, ni hoy ni mañana, sábelo Maria Eugenia Vidal



Parece ser que la gobernadora María Eugenia Vidal esta mal asesorada o tal vez en el mejor de los casos es mi deseo creer que no recuerda o tan solo se le paso por unos de esos errores involuntarios que cometemos todos en el trajín del diario hacer, colocar al único sobreviviente de "La Noche de los Lápices" en primera fila, destacando el boleto estudiantil gratuito para universitarios junto a Bullrich, más allá de parecerme correcto el boleto gratuito para que estudien, obviamente NO apoyo en absoluto la imagen del joven idealista PORQUE no se negocia con el terrorismo, ni antes, ni ayer... ni hoy cuando hay toda una historia de sangre argentina derramada que espera JUSTICIA. JUSTICIA AL TERRORISMO, a esos jóvenes idealistas... por ello, mi repudio, ante la falta de respeto, el avasallamiento, la violación a nuestra historia, nuestros muertos... La falta de ética y valores ha primado, otra vez... más allá de ser una provocación y un grave insulto a la nación toda hay, existen hombres y mujeres que son presos políticos, los cuales son destratados y en condiciones inhumanas...hay una justicia ciega de mente y espíritu colmada de letra vacía pretendiendo amordazarnos...Es inconcebible creer o suponer quea la gobernadora Vidal le pase por alto estos detalles, verdad?! cuando todos pagamos tanta reunión de gabinete y asesores... para que?! 
Para esto... para este cambio de discurso banalizando el mal...?! Para esto?!
No puedo por un instante de sentir verguenza ajena y un inmenso dolor ... mientras unos nos sumamos en voces siendo memoria viva hay otros que se creen desde un falso lugar de poder que vamos a permitir el odio desatado y la crueldad. 
Se equivocan todos, cada día escribire más... para que el mundo sepa que aquí en Argentina no hay Justicia y no se respeta. 
Cambios?! No hay señor Presidente Mauricio Macri y somos muchos y cada día somos más los que nos sumamos en voces de alas, contando la verdad que usted y sus ministros, y su gobernadora Vidal hoy con esa imagen dada en el discurso muestra la crueldad que ha existido en todos estos tiempos pero que en la actualidad cobra su propio modo con el sello de cambiemos, una mentira más que nos deshonra y nos averguenza a todos desde la quiaca a tierra del fuego desde las sombras de las cárceles emana el olor a muerte, a muerte de argentinos que nos han defendido a usted, a mi y a todos del terrorismo... Basta ya, Mauricio Macri de tanta crueldad, de ese goce suscitado por la violencia. Mané Castro Videla

La dignidad no se negocia
Ni antes, ni ayer, ni hoy ni mañana

Hay otra historia que jamás será silenciada que se debe respetar y no olvidar
para que no suceda nunca más



fuente Página web 
efémerides Guerra contra el terrorismo subersivo
-históricas_



Justicia ciega o cómplice?!



Cómplice! 
Infames sujetos apátridas sin madre ni Dios en el rol de jueces y fiscales.
Falta hombres dignos, probos, honestos, eficaces, respetuosos, valientes y con coraje que defiendan y respeten y administren como amerita la ley.
Harta hasta el hartazgo de sentir vergüenza ajena por el accionar de algunos jueces y fiscales.
Tristísimo es vivir sin justicia, porque así jamás seremos Nación. 
Y hay muchas personas que luchan y trabajan muy duro y dan lo mejor de sí para revertir tanto horror, violaciones e inequidad.
Es inadmisible que los corruptos, delincuentes y asesinos estén libres.
Vergüenza y deshonra son a la Patria que es de todos.

Mané

miércoles, 26 de abril de 2017

Agradecimiento a la página web de la Unión de Promociones


Fuente: La Historia Argentina Silenciada.

Página WEB de la Unión de Promociones.
www.uniondepromociones.info
www.uniondepromociones.org



Que bueno es que usted señor Guillermo Viola lo recuerde y lo viralice para conocimiento de todos, es evidente en la sociedad la falta de conocimiento y entendimiento de muchos sujetos que han defendido la Patria con coraje y valentía, de la guerra sostenida... y de aquellos imberbes irresponsables y de los indiferentes... muchos son la deplorable realidad de argentinos ignorantes... ese es sin duda el peor mal, la ignorancia, insensatez, la falta de sentido común, la prepotencia y la violencia de muchos de creerse ser más que el otro... de ser el resultado denigrante de ostentar el rol llamase jueces, fiscales, policía, etc... y lamentablemente muchos de nuestros amados hombres de nuestras gloriosas fuerzas armadas de la nación en su actuar y en su decir han actuado al margen de la ley, no siendo sujetos de derecho... más allá del cargo que ostentan o ostentaron... parece ser que a muchos les molesta la heterogeneidad de pensamiento, el enriquecimiento del saber... el mea culpa... no se debe generalizar, todo lo contrario, hay que ver caso por caso... Desde mi lugar defiendo todo aquello que vulnere los derechos humanos, me duele el alma y no tengo paz mientras haya tanta perversidad y deshumanización institucionalizada en el tratamiento y las condiciones en que se encuentran los presos políticos pero más dolor y vergüenza ajena sentimos a que el gobierno nacional no cambie esto y siga permitiendo está barbarie y salvajismo, mientras siga esto, soy de la creencia que no existen los derechos humanos en la argentina, que es de todos, más allá De las causas y razones probadas verdaderas o falsas, todos sabemos cómo han sido manipulados los testigos y el disparaté de circo de los juicios... llevado a cabo por sujetos apátridas sin madre ni dios, es inconcebible tanta maldad y crueldad... como es inconcebible que existan sujetos que les moleste el pensamiento y la opinión distinta, es triste que sujetos ex integrantes de fuerzas se crean más y pretendan acallar a muchos civiles pretendiendo en su pobreza mental y espiritual creerse los dueños de la verdad... y no es así, las mujeres tenemos hijos, maridos, padres, amigos, familia que han pertenecido y pertenecen a las distintas gloriosas fuerzas armadas de la nación... Yo, no me voy a callar, no lo hice nunca ni en argentina ni en el extranjero, no necesito uniforme ni nada externo para ser quien soy, El conocimiento de la verdad nos hace libres, la autocrítica enriquece el espíritu y el amor a la Patria y a Dios nos mantiene vivos con esperanzas... la verdad triunfa siempre y cada uno elige en libertad su lucha muriendo de pie y solo inclinados ante Dios, guste o no, las mujeres les guste o no a muchos no nos callaremos jamás ... Graciasss señor Guillermo Viola por su esfuerzo diario y continuó, Dios lo bendiga, Mané Castro Videla

Coronel Nani: “Este país no merece una sola gota de la sangre que derramamos por su libertad”



“La corrupción de la justicia tiene dos causas: la falsa prudencia del sabio y la violencia del poderoso”. Santo Tomás de Aquino


Desazón y bronca.


La muerte del Preso Político Nº 400, señor Coronel (R) D Hugo Delmé, asesinado en el marco del Plan Sistemático y Criminal de Exterminio de un sector de la población, diseñado por la corporación política (de la que también forma parte la alianza Cambiemos) y ejecutado por la judicial, me ha dejado una mezcla de desazón y bronca y la necesidad de escribir estas líneas.


A esta altura de los hechos, sinceramente harta la ingratitud y la hipocresía de la masa de los integrantes de la sociedad argentina.


A diario escuchamos palabras y expresiones que, hasta el 25 de Mayo de 2003, no existían en el vocabulario de la gran mayoría de aquellos que tienen acceso a los medios de comunicación: “genocidas”, “represores”, “delitos de lesa humanidad”, etc.


El oportunismo de muchos causa escalofríos.


A diario escuchamos o leemos relatos que hacen referencia a la “teoría de los dos demonios” y, ante ello, no son pocos los que se rasgan las vestiduras con expresiones rimbombantes y políticamente correctas y, haciendo gala de un inaceptable reduccionismo, descargan las responsabilidades de la tragedia argentina de los 70, exclusivamente, en aquellos que quisieron imponer en nuestro país un régimen totalitario de signo comunista, sea castro-guevarista, colombiano, venezolano, socialista, vietnamita, chinoista, soviético, camboyano o como quieran denominarlo, o en quienes, ante el clamor popular, tuvimos la responsabilidad de impedirlo.


Los otros demonios (políticos, jueces, sindicalistas, docentes, periodistas y medios de comunicación, intelectuales, empresarios, religiosos de todos los credos y el resto de una sociedad anestesiada, adormecida e indiferente) que apoyaron, tanto a terroristas como a quienes los combatimos – sea por convicción, oportunismo o cobardía – hoy, sin ningún tipo de pudor, reivindican a quienes atacaron a la Nación y condenan a los que, con sus aciertos y errores, nos dieron la libertad que hoy gozamos, evitándonos, entre otras cosas, los padecimientos de los pueblos citados en el párrafo anterior.


Triste país aquel que aplaude a quienes lo atacaron y encarcela a sus libertadores. Más triste aún es cuando los derrotados de ayer y sus apologistas, masivamente ocupan espacios en los medios de comunicación desde los cuales se encargan de tergiversar u ocultar escandalosamente la verdad, cacareando su supuesta lucha por encontrarla.


Según Luis Alberto Romero, en su excelente artículo titulado “El discurso intolerante de los organismos de derechos humanos”, publicado en La Nación del 20 de Abril de 2017, plantea que “el 24 de Marzo de 2001, el reclamo de justicia que se escuchó en la Plaza de Mayo ya sonaba a revancha y a venganza”.


Si esto era así, habrá que preguntarles a periodistas e intelectuales por qué no escatimaron los baldazos de nafta que lanzaron sobre un incendio que ya comenzaba a descontrolarse y por qué lo siguen haciendo hasta nuestros días. ¿O acaso continuarán con su política del “yo no fui”?.


Desde la recuperación del sistema democrático (muy poco republicano, para nada representativo y escasamente federal), el 10 de diciembre de 1983, lo único que hizo bien la corporación política fue alentar la venganza y el odio contra sus FF.AA., de Seguridad y Policiales que habían evitado que nuestro país cayera en manos del comunismo.


Hoy escuchamos y leemos a diario que se responsabiliza al kirchnerismo de la reivindicación del odio y de la “grieta”.


¿Y los gobiernos anteriores qué?


¿O acaso Alfonsín dudó algún instante en alentar la destrucción del Estado de Derecho para consumar la venganza largamente anhelada desde la derrota militar de las organizaciones terroristas, impulsando el llamado “Juicio a las Juntas” del que se enorgullecen, a pesar de haber arrasado, entre muchas otras normas jurídicas, con el Art. 18 de nuestra vapuleada Constitución Nacional?


¿O acaso Menem titubeó a la hora de pactar un indulto con los terroristas (balanceándolo al incluir también a quienes habían sido condenados en el Juicio mencionado anteriormente) o de indemnizarlos, dejando fuera de toda compensación a sus víctimas?.


¿O acaso de la Rúa tuvo algún prurito en dejar en libertad a los terroristas del MTP que atacaron el cuartel de La Tablada, mientras sentaba en el banquillo de los acusados a las FF.AA., en los cínicamente llamados “Juicios de la Verdad”?


¿Y qué hay de quienes viven fogoneando el odio y la revancha?


¿O acaso no leemos y escuchamos diariamente cómo se los alientan desde distintos medios y tribunas?


Insisto con el periodismo. Romero, en su artículo precitado, expresa que “los organismos de derechos humanos ejercen una verdadera dictadura verbal. Nada más tentador para un grupo humano que administrar esa dictadura de la palabra”. Mejor definición no puede existir para el “grupo humano” denominado periodismo.


La venganza y el odio no han sido ni son patrimonio del kirchnerismo. Algún día, los otros demonios, entre ellos, los medios de comunicación y los periodistas y los intelectuales, deberán hacerse cargo de sus responsabilidades respecto de la difusión del “relato” que ha mantenido abiertas nuestras heridas del pasado.


El 24 de Marzo del corriente, durante los actos que se llevaron a cabo en la Plaza de Mayo, se leyó un documento que reivindicó el accionar de las organizaciones terroristas contra la Nación y el pueblo argentinos, el que contó con la aprobación de reconocidas personalidades de organismos que dicen defender los derechos humanos, entre ellos Estela Carlotto y Taty Almeyda (quién aplaudió vehemente cada palabra reivindicatoria). En esos actos también se incitó al derrocamiento del actual gobierno para ser reemplazado por quienes fueron derrotados en las elecciones de 2015.


Ante semejante apología de la violencia e incitación a la sedición, la cobarde sociedad argentina, desesperadamente convocó a una concentración para el 1ro. de Abril próximo pasado para defender a este gobierno y ahora está alentando otra para Mayo.


Obviamente que no quisiera que, en democracia, se ejecute el tercer golpe de Estado civil (para quienes no lo recuerden, los dos primeros fueron contra Alfonsín y a De la Rúa), pero no creo que debamos participar de esas convocatorias. Que marchen los que buscan algún beneficio o conveniencia o, simplemente, los que comulguen con todo lo que ha hecho el gobierno hasta ahora.


Relacionado con esto voy a hacer unas reflexiones:


El apoyo al gobierno se lo dimos con nuestros votos.


Un gobierno que tiene miedo de hacer lo que debe, no creo que merezca ser apoyado por nadie, dado que:
Ha permitido que la inseguridad y el narcotráfico sigan su curso y los delincuentes y los piqueteros sigan siendo los dueños de la calle.
Alienta y financia a organizaciones revolucionarias disfrazadas de “sociales”, como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, el Movimiento Evita y la Corriente Clasista Combativa conducidas por reconocidos terroristas como Emilio Pérsico, Carlos Aznares, Juan Grabois, Roberto Cirilo Perdía y Eduardo Soares, quienes deberían estar en la cárcel por sus crímenes y, sin embargo, gozan de la veneración de los políticos. A estas organizaciones el gobierno les va a entregar la nada despreciable suma de $ 30.000.000.000 (treinta mil millones de pesos) – que no van a ir a salud, educación y seguridad- para que puedan invertirlos en agitación y violencia.
No ha evidenciado preocupación alguna por encontrar soluciones de fondo a la pobreza y la indigencia, al hambre y la desnutrición y al desempleo, demostrando gran insensibilidad social y mucho populismo paquete.
Ha dado continuidad a los procesos de destrucción de la educación, desmantelamiento del Sistema de Defensa y de desmalvinización.. La mejor prueba de esto último está dada por la financiación del viaje de quienes profanaron las tumbas de nuestros 237 héroes sepultados en el Cementerio de Darwin, Isla Soledad, Islas Malvinas: Pérez Esquivel, Nora Cortiñas, Eduardo Alonso y otros de similar catadura, agraviando de esta forma no sólo a la Gesta sino también a la inmensa mayoría de los familiares de los Caídos y a los propios Veteranos de Guerra.
No ha cumplido su promesa de poner fin al “curro” de los derechos humanos, manteniendo la persecución a los miembros de las FF.AA., de Seguridad, Policiales, Penitenciarias y civiles por su participación en la Guerra Contrarrevolucionaria que ha permitido que, hasta hoy, los argentinos pudiéramos vivir en libertad. Tenemos más de 2000 hombres presos políticos por combatir por la Patria y 400 ya fueron asesinados (casi 60 de ellos lo fueron durante este gobierno) y su política de “cambio” no cambió nada y, a estos políticos, poco les ha importado, o bien han acompañado el proceso de persecución.
Simultáneamente con ello arroja flores al Río de la Plata como tributo a los terroristas que ensangrentaron nuestra Patria; es querellante en los denominados “juicios de lesa humanidad” (verdaderos juicios populares en los que se viola cuanta norma jurídica exista, con tal de consumar la venganza); conmemora con una estampilla, los 50 años de la muerte de uno de los mayores carniceros latinoamericanos, el “Che” Guevara; le rinde homenaje nada menos que en la Biblioteca Nacional al terrorista montonero Rodolfo Walsh, responsable entre otras fechorías del atentado perpetrado contra la Superintendencia de Seguridad Federal (que dejó un saldo de 22 muertos y 64 mutilados) y exonera a un grupo de maestras y la directora de la Escuela N° 8 Carlos Della Penna, de La Boca, por exhibir en el acto por el Día de la Memoria (sesgada) un video que muestra la otra parte de la verdad de los 70, mientras guarda ominoso silencio ante las parodias de fusilamientos escenificados por niños de escuela primaria en La Cumbre, lo que nos pone ante una realidad que debería preocuparnos mucho más. EL ODIO, LA MENTIRA Y LA VENGANZA han calado hondo en nuestro pueblo, dejando de ser, como ya dijera, sólo responsabilidad del kirchnerismo. Todo muy triste y alarmante, al mismo tiempo.


El Cnl. Hugo José Delme hubiera cumplido por estos días 81 años. Fue una víctima más del perverso sistema político-judicial y penitenciario, por cuanto una persona de esta edad no debía estar privado de su libertad en un penal, impedido de toda posibilidad de acceso rápido a un sistema de salud que lo hubiera contenido.


Lo más triste aún es que “los otros demonios” se sigan haciendo los distraídos ante estas perversidades. Ya han sido asesinados 400 presos políticos en el marco del Plan Sistemático y Criminal de Exterminio de un sector de la población, crímenes que constituyen verdaderos delitos de lesa humanidad, por cuanto el “Estatuto de Roma” (que a los uniformados se les aplica en forma retroactiva), para los jueces, fiscales y el resto de los integrantes de los tribunales prevaricadores (hoy convertidos en peligrosas asociaciones ilícitas) y demás responsables de estos delitos, está absolutamente vigente.


¡¡¡Qué triste, e ingrato al mismo tiempo, que estemos presos por haberle evitado a nuestro país los padecimientos de los pueblos que han sufrido y sufren regímenes totalitarios comunistas!!

¿Qué creen los políticos, jueces, sindicalistas, docentes, periodistas, intelectuales, empresarios, religiosos de todos los credos y el resto de la sociedad, que hubiera sucedido con ellos si el proyecto socialista del ERP/MTP o Montoneros hubiera tenido éxito?

Yo les respondo:
Seguramente algunos habrían sido miembros de Comité Central del régimen totalitario instalado;
Muchos otros hubiéramos sido fusilados;
Otros eternamente hubieran sido privados de su libertad en cárceles horrorosas (de los cuales, con el correr de los días, algunos también hubiesen sido fusilados);
Otros habrían terminado en granjas colectivas (¡¡¡qué colegio Newman, ni diarios La Nación, Perfil o Clarín; ni Bridas, ni Arcor, ni SOCMA; ni PRO, ni PJ, ni UCR, ni Coalición Cívica; qué Comisión Episcopal, ni obispados, ni arzobispados, ni sinagogas o mezquitas, ni ocho cuartos!!!) y sus hijas habrían sido prostituidas para poder sobrevivir;
TODOS estarían haciendo largas colas en los depósitos para recibir las migajas del régimen, para poder alimentarse;
Y ABSOLUTAMENTE TODOS, HABRÍAN PERDIDO SU LIBERTAD, la libertad que quienes están presos les aseguraron hasta estos días, libertad que se les ha conculcado a los libertadores.


Si estos no hubieran impedido que las organizaciones terroristas se hicieran del poder, ¿alguien puede creer que Bergoglio sería Papa o Poli arzobispo o Arancedo presidente de la CEA; o Bulgheroni, Roggio, Macri, Pérez Companc, Born, Pagani o Balquier, hubieran sido exitosos empresarios; o Mitre, Magnetto o Fontevecchia tendrían los medios de comunicación que hoy utilizan para perseguirlos y para fomentar los odios; o muchos de los que integran o integraron las corporaciones política y judicial, la docencia, etc., hubieran llegado a lo que llegaron?. La lista sería larguísima y no quiero aburrirlos, pero lo del Coronel Delmé me ha agotado la paciencia.


Ahora nos consternamos con los atentados que sufren los pueblos de Europa. Se vierten litros de tinta y horas de emisión, donde periodistas, políticos e intelectuales se solidarizan ante los estragos que producen los terroristas islámicos. Ahora pregunto, ¿tan desmemoriados están que no recuerdan lo que sucedió en la Argentina durante los años ’60, ’70 y ’80?

Sólo por mencionar unos pocos crímenes de la locura del terrorismo en Argentina, ¿no se acuerdan de los asesinatos del General Aramburu, del Capitán Viola y su hijita de 5 años, del empresario Oberdan Sallustro, de Paula Lambruchini (de 15 años de edad), del hijo de Clotildo Barrios (de sólo 3); de los Coroneles Larrabure, Ibarzábal y Gay y su señora, del Capitán Cativa Tolosa, y de tantos otros, que con su sangre derramada, nos aseguraron esta Argentina libre? ¿No se acuerdan del atentado contra la Superintendencia de Seguridad Federal y de los ataques a los cuarteles de Monte Chingolo, Formosa y La Tablada, con sus saldos de muerte y destrucción?

Pasaron los años y toda esa tragedia deliberadamente desapareció de los medios de comunicación para dejar paso a los dos “únicos” atentados terroristas perpetrados contra la sociedad argentina: los de la Embajada de Israel y la AMIA?


Si los periodistas pretenden hacer un “periodismo de calidad”, como José Crettaz expresa en su artículo titulado “El periodismo argentino y la urgencia por dejar de hacer lo mismo de siempre”, publicado en La Nación del 15 de Abril de 2017, lo primero que deberán hacer es dejar de mentir, por cuanto ocultar o tergiversar la verdad es la forma más repugnante y cobarde de hacerlo, cosa que, por lo reiterada, ya se constituye en una metodología aceptada para engañar a la opinión pública.

Ejemplo de esto lo evidencia Reymundo Roberts, en su artículo “Maldita sea, otra vez los carapintadas”, publicado en La Nación, también el 15 de Abril del corriente, en el que miente al decir que el alzamiento de Rico de Semana Santa le “arrancó” a Alfonsín “un par de leyes”, cuando todo el mundo sabe (y el periodista también) que la ley conocida como de “punto final” fue anterior a la asonada militar, siendo promulgada por el entonces presidente -habiendo contado, para ello, con el apoyo de la mayoría de los legisladores nacionales- debido a que había tomado conciencia del desastre cometido al impulsar los juicios a los militares por haber liberado al país y a su pueblo del flagelo del terrorismo, y con el que se dio comienzo a la destrucción del Estado de Derecho en nuestro país.

A diario se publican artículos que hacen referencia a hechos protagonizados por militares, mientras sistemáticamente se silencian otros de similar o mayor importancia, como por ejemplo el atentado del 15 de abril de 1953, en el acto de Plaza de Mayo de la C.G.T. (en el que fueron asesinadas 6 personas y otras 90 sufrieron gravísimas mutilaciones) o el ataque a los cuarteles de La Tablada, perpetrado por el Movimiento Todos por la Patria (MTP), en el que murieron 9 miembros del Ejército Argentino (entre ellos 4 Soldados Conscriptos), dos integrantes de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y 29 terroristas.


Lo sugestivo es que, como en los hechos criminales mencionados precedentemente, las pocas veces que los periodistas “recuerdan” la otra parte de la historia de los ’70, solamente se refieran a los que tuvieron como protagonistas a los Montoneros, por sus vínculos con el peronismo, haciendo “desaparecer” de los medios de comunicación las acciones criminales perpetradas por el ERP/MTP, con claros lazos con la Unión Cívica Radical, lo que también es parte de la metodología desinformadora adoptada por el periodismo.

¡¡¡Por Dios, cuánto cinismo e hipocresía!!!

Por todo lo expresado, he llegado a la triste conclusión que, por su indiferencia e ingratitud, esta sociedad no se merece una sola gota de la sangre derramada para conquistar la libertad que hoy disfrutamos; no se merece una sola lágrima de los familiares y amigos de aquellos que dieron su vida en su defensa; no se merece un solo segundo de la angustia de aquellos que hoy padecen ilegal, ilegítima e injusta privación de libertad y, mucho menos, de las de sus seres queridos.

Que Dios y la Virgen nos iluminen y protejan.

(*) Teniente Coronel (R) Emilio Nani

Veterano de Guerra
Fuente: periodismoparaperiodistas David Rey
fecha 26 de abril de 2017

Que Dios y la Virgen nos iluminen y protejan. Graciasss infinitas señor Emilio Nani, me sumo a sus palabras, por ser memoria viva. No calle jamás.  
Reciba usted mis respetos, Mané

lunes, 24 de abril de 2017

Yo soy persona de bien y no basurero mental de nadie ni de ningún cuadro político de turno.

Sigo pensando y sintiendo lo mismo ante el perverso relato populista. Me alegra que muchos hayan despertado y rompan silencio... que hayan ido a la casa de los k y den rienda suelta a su disconformidad, esas no son sus casas, son nuestras, las tienen por todo lo que nos han robado y nos falta a todos desde la Quiaca a Tierra del Fuego.
Que los denuncien y los escrachen a todos estos infames y a cada uno de los delincuentes... a todos y a cada uno de los que están en el congreso nacional  y a los jueces y fiscales... Que está mal?!
Noooo, señores es lo correcto, el escrache, a cada uno de estos sujetos que hicieron posible este desastre espantoso, es mi deber y derecho pronunciarme ante el mal y todo lo que está fuera de la ley.
Lo incorrecto es que los delincuentes, los infames como son los Kichnner, los que iban por todo, los que había que temerles a dios y a ella, estén libres y no en la cárcel como amerita. 
Una cosa es ser educado y otra permitir la banalización del mal. Perversos y manipuladores, no aceptó ni negocio.
Yo soy persona de bien y no basurero mental de nadie ni de ningún cuadro político de turno.

Mané



Siento mucho pero mucho dolor y vergüenza ajena, es muy lamentable lo que esta sucediendo por estas horas en mi amada patria Argentina. Más no declinare en mi pensamiento ni en mi palabra, tampoco daré un paso hacia atrás. Estoy cada día más convencida de que la república debe defenderse, nunca jamás aprobare esta inmundicia organizada e institucionalizada, nunca apoyaré a estos asesinos y además corruptos con sus relatos perversos llenos de sangre y dolor que tuvimos que pagar todos los que habitamos el suelo argentino desde la quiaca a tierra del fuego, NUNCA JAMAS TENDRÁN NI OLVIDO NI PERDON, NO APOYO ESTE AVASALLAMIENTO A LA JUSTICIA NI NINGUNO. QUIERO Y EXIJO DIGNIDAD, HONRADEZ, ORDEN, JUSTICIA, no lo duden ni por un instante siento un profundo desprecio por todos éstos sinestros personajes que han dado el voto positivo, SON LO QUE SON Y ES LO QUE HAY EN LA ARGENTINA, TRAIDORES A LA PATRIA y se les debe aplicárseles la ley con todo su rigor
MUCHOS ARGENTINOS LLORAMOS CON MUCHO PERO MUCHO DOLOR POR LA IRRESPONSABILIDAD DE MUCHOSSS OTROS ARGENTINOS INEPTOS, CODICIOSOS, AVESTRUCES, IGNORANTES, INMUNDOS, DESPRECIABLES, MENTES PARTIDAS, Y MAL NACIDOS ARGENTINOS


Mané Castro Videla
Mujer Argentina digna, honrada y con memoria!!!

sábado, 15 de abril de 2017

Malditos ápatridas ! todo esto es basura, son 6800



“Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá.”
Joseph Goebbels

La Legislatura bonaerense sancionó una ley que consagra, emulando al Ministro de Propaganda de Hitler y como dogma, la cifra de 30.000 desaparecidos durante el proceso militar de 1976/83, y pretende sancionar gravemente a quien la ponga en duda. Resulta notable por varias razones: ya se sabe que fue inventada por confesos subversivos, refugiados en Europa, para justificar la pretensión de calificar como un genocidio a lo ocurrido y obtener ingentes fondos de las ONG’s revolucionarias de escritorio; e ignora todo lo sucedido, de la mano de la Triple A, durante el gobierno de Juan e Isabel Perón. Espero que la Gobernadora María Eugenia Vidal ejerza el veto constitucional y evite la entrada en vigencia de este adefesio.

Hace más de diez años escribí una nota, “En ocasión de los treinta años del golpe”, que puede leerse en mi blog, en la cual senté mi posición filosófica sobre ese hecho; dije entonces que un solo desaparecido es condenable, y sigo pensándolo, pero también estoy convencido que, en algún momento, los argentinos deberemos tener Historia sobre los 70’s, y no mera ficción para sostener un relato tan irreal como políticamente correcto.

La culminación de este camino debiera ser la verdad y, en este caso, es fácil encontrarla. Según la CONADEP, los desaparecidos no pasan de 6.800, y el Parque de la Memoria, en la costanera norte de la ciudad de Buenos Aires, nunca pudo superar ocho mil nombres, aún cuando el kirchnerismo, en un burdo procedimiento, haya incluido a quienes murieron con anterioridad al golpe militar, a quienes fueron asesinados por sus propias organizaciones, a quienes se suicidaron con cianuro y a quienes cayeron combatiendo mientras intentaban tomar cuarteles y regimientos.

Los restantes 22.000 tienen rasgos comunes: nadie los reclama, nadie los conoce, nadie tiene sus documentos de identidad, a nadie le faltan. Entonces, propongo algo bien sencillo: que los legisladores bonaerenses, los periodistas militantes, los organismos de pseudo derechos humanos, etc., se presenten ante un nuevo registro e identifiquen, con nombre y apellido, a cada uno de los desaparecidos que reclaman como un conjunto. Es claro que, si eso ocurriera, se terminaría también con el enorme negocio montado, mediante indemnizaciones nunca explicadas, alrededor del tema; a muchos debe molestarle esa posibilidad.

Y no hay nada imposible en mi propuesta. Basta con constatar que el Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (CELTyV), que enumeró a más de 17000 civiles que fueron asesinados, heridos, secuestrados o damnificados por el accionar subversivo, puede responder con la identidad concreta de cada uno de ellos, mientras reclama su reconocimiento por el Estado.

En otro orden de cosas, esta semana nos acosaron noticias policiales protagonizadas por criminales que gozaban de salidas transitorias o habían sido puestos en libertad por jueces que desoyeron las recomendaciones de los servicios penitenciarios. De los más sonados casos, uno fue el enésimo femicidio, con violación incluida, y el otro, el asesinato por la espalda de un oficial de policía. La gravedad de la situación de inseguridad ciudadana es tal que la ha puesto al tope de las preocupaciones de la sociedad, superando a la economía y hasta la enorme corrupción que comandaron Néstor, Cristina, Máximo y Florencia.

Más allá de la caprichosa interpretación de las leyes que realizan muchos jueces de la escuela zaffaroniana, tan comprensiva de los delincuentes como indiferente a los derechos de las víctimas, hubo algunos datos curiosos. En el país faltan cárceles en algunas jurisdicciones mientras sobran en otros; pero, cuando se pretende trasladar presos a ellas, los magistrados privilegian la cercanía de los reos con su familia. La consecuencia es que, cuando se fugan, sea escapándose de la prisión o de la comisaría, sea “olvidándose” de volver después de una salida autorizada, los delincuentes encuentran un entorno que los protege y en el cual desaparecen, a veces para siempre, y pueden volver a cometer crímenes.

En los países civilizados, Chile incluido, la solución al problema se ha encontrado en la colaboración público-privada; es necesario decir que aquí también se intentó en el pasado, pero la falta de seguridad jurídica también influyó negativamente en esta actividad, y los inversores se retiraron. Ahora, con el gobierno de Cambiemos, cuando vamos paulatinamente regresando al mundo, la probabilidad de encontrar empresas que estén dispuestas a venir y ocupar ese rol se ha incrementado mucho.

El camino no puede ser más simple. El inversor construye la cárcel y administra su “hotelería” (alimentación, alojamiento, salud, talleres metalúrgicos y de carpintería, etc.) y el Estado se ocupa de la vigilancia del establecimiento, y controla el desempeño de su socio privado. La innovación debe darse en la ubicación del establecimiento, para evitar las fugas de los más peligrosos delincuentes; y tenemos el lugar ideal para hacerlo: el centro de la Patagonia, lejos de todo, donde nadie puede pensar en evadirse y, si alguien lo hiciera, resultaría extremadamente fácil recapturarlo.

A esa prisión, de máxima seguridad, se trasladaría a los reincidentes, a los violadores, a los femicidas, a los asesinos, a los terroristas, etc., de todo el país; y claro que no habría para ellos salidas transitorias, aunque sí actividades laborales obligatorias y rentadas, para permitir la reinserción social de quienes hubieran cumplido la condena. Es claro que las quejas surgirán de inmediato desde la escuela “abolicionista”, pero el principal deber que tenemos para con nosotros mismos es privilegiar, como digo, a las víctimas y no a los delincuentes.

Una breve reflexión para demostrar que aquí no todos somos iguales ante la ley. Mientras se conceden salidas o liberaciones y hasta internaciones en clínicas de lujo a asesinos reincidentes y a corruptos de máxima laya, mientras se deja en libertad a procesados por delitos no excarcelables, la arbitraria y militante Justicia mantiene en la cárcel, en condiciones miserables y privados de tratamientos médicos adecuados, a dos mil ancianos, muchos de ellos en prisión preventiva que excede en décadas el máximo legal. Ya han muerto más de cuatrocientos en la cárcel (cincuenta desde que Macri llegó a la Casa Rosada, a los cuales se sumó el jueves el Cnel. Delmé, de 80 años) pero la sociedad entera prefiere ignorar estas atrocidades, para intentar que se olvide su pecado de haber apoyado, sin cortapisas, el golpe militar de 1976 para terminar con el caos terminal en que habían sumido al país la gestión de Isabel Perón/López Rega y los “jóvenes idealistas” de ERP y Montoneros.

Le deseo una feliz Pascua de Resurrección, si es usted católico; y feliz Pésaj, si es usted judío. Hasta la próxima semana.

Bs.As., 15 Abr 17 Enrique Guillermo Avogrado

Malditos ápatridas ! todo esto es basura, son 6800 ... No acepto ni negocio mentiras y mejor es que la veten...! Mi repudio al señor Presidente Mauricio Macri y a todas las autoridades de los tres poderes de la Nación, por el destrato aberrante y las condiciones inhumanas en que se encuentran alojados y son abandonados los presos politicos... No hay excusas ante tanta hijaputez y perversidad. Ni olvido ni perdón! y ruego a dios que todos los ápatridas jueces y autoridades que permiten tanto ensañamiiento y deshumanización humanizada padezcan el dolor de los clavos de cristo en su propia piel y en los que más aman... Mané Castro Videla

Murió en prisión por inasistencia dolosa el Coronel Hugo Jorge Delmé.



Este jueves murió en prisión por inasistencia dolosa el Coronel Hugo Jorge Delmé.
Fue encontrado muerto en su celda del penal de Campo de Mayo, un "country" o "cárcel VIP" para las orgas de DDHH sedientas de sangre, para los chacales que se enriquecen con la tortura de ancianos disfrazada de política.
Durante una semana se quejó de dolor en el brazo izquierdo. Hasta el más ignorante de los médicos sabe que es un síntoma inequívoco de ataque cardíaco. El asunto es que el Cnl Delmé no fue asistido por médico alguno, le contestaban que su dolor debía ser de espalda y no lo llevaban al médico. En Campo de Mayo, la cárcel VIP, no hay médico.
Otro preso político asesinado ante la indolencia de la sociedad que ignora que dos mil personas y sus familiares son rehenes de un negociado inmenso. Dos mil personas y sus familiares son torturados para solaz de los terroristas vencidos, resentidos, perversos.
El periodismo es cómplice, no dice estas cosas aunque las conoce bien. Los políticos son cómplices o cobardes. Casi ninguno se atreve a hablar de estos temas, cuando lo hacen comienzan con una inmensa introducción autojustificadora "yo no estoy a favor de los que hicieron los militares" o "lo que hicieron los militares fue un crimen atroz pero..." y luego salen con alguna tibia oración respecto a que hoy se maltrata a ancianos.
Los crímenes de nuestra sociedad fueron de toda la sociedad, no de unos pocos rehenes. Los políticos aplaudieron y apoyaron a los terroristas, los amnistiaron, los justificaron y cuando vinieron por la democracia y por ellos mismos llamaron a los militares para que hicieran el trabajo violento que no se atrevían a hacer. Era como los piqueteros de hoy pero multiplicado por mil, por un millón. Querían que el terrorismo se detenga pero no tuvieron el coraje político para detenerlo ellos mismos y llamaron al golpe, para lavarse las manos y fingirse inocentes.
Ahora culpan a un pequeño sector de la sociedad como si todo el resto hubiera sido víctima de los militares. La sociedad no fue víctima fue cómplice y socia.
Esta injusticia, esta crueldad, no va a quedar impune. Muchos creen que esto les pasa a otros. No, nos pasa a todos. Cuando nuestros hijos vuelven tarde y los mata la delincuencia, es el precio que pagamos por ignorar la injusticia. Cuando violan y matan a las Micaelas, es el precio que pagamos por ignorar la injusticia. Cuando no tenemos paz y tenemos miedo de salir a la calle, es el tributo a la indiferencia de dejar a su suerte a los que nos defendieron cuando fue necesario.
El Cnl Delmé fue asesinado por injusticia e indiferencia a los 82 años de edad. Su crimen no quedará impune, lo pagaremos todos los que no hicimos nada o no hicimos lo suficiente.

Esto es insostenible, no hay excusas de parte de Mauricio Macri Presidente Argentino y de todas las autoridades de los tres poderes de la Nación, esto atenta a la democracia, a la paz social.... a los derechos humanos y viola el derecho a la vida. Mi repudio a todos los infames, traidores de la Patria de los jueces , a las autoridades de campo de mayo, médicos... y a todos los mal nacidos sin madre ni dios que son responsables del abandono de persona y del estado deplorable en que se encuentran todos los presos politicos.... A todos lo que hacen posible que sucedan estas aberraciones les deseo el dolor de los clavos de cristo en ellos mismos y a todos los seres que más aman... solo así sabrán lo que es padecer y morir ante tanta deshumanidad, Verguenza y deshonra son a la Patria! Al permitir tanta crueldad, perversidad e hijaputez! 

Ni olvido ni perdón Mané Castro Videla

Bendecidas Pascuas



La palabra Pascua (pascae en latín, pesaj en hebreo) significa PASO.
En el caso de los Judíos representa el cruce del mar Rojo, es decir, el PASO de la esclavitud hacia la Libertad. Para los Católicos se celebra la Resurrección de Cristo, es decir, el PASO de la muerte hacia la vida eterna. Incluso para los ateos significa la supremacía del espíritu por sobre la materia...Por eso en estas Pascuas MI deseo mas profundo es que nos animemos y demos ese PASO. El que nos haga PASAR : de la Resignación a la Acción, de la Indiferencia a la Solidaridad, de la queja a la búsqueda de soluciones, de la Desconfianza al ABRAZO sincero, del Miedo al Coraje, de volver a apostar todo por AMOR, de recoger sin vergüenza los trozos de sueños rotos y volver a empezar. De hacer las pases con nuestro pasado para que no arruine nuestro presente, y de saber que de nada sirve ser Luz si no podemos iluminar el camino de Alguien..


martes, 11 de abril de 2017

Largas noches largas - 43 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires


 Con motivo de la 43 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, Editorial Dunken tiene el agrado de invitar a usted a la firma de los ejemplares del Libro Largas noches largas de Mané Castro Videla el día sábado 13 de Mayo a las 17 hs. Pabellón Verde, Stand 1122 del Predio Ferial La Rural de la Ciudad de Buenos Aires, sito en Av. Cerviño 4474 / Av. Sarmiento 2744. 
Esperamos contar con su grata presencia.

lunes, 3 de abril de 2017

Enrique Stel: ayer Héroe de Guerra, hoy… procesado en prisión




Escribe: Carina Emilce Faur (*) Abr 3, 2017
Enrique Stel es Coronel y Veterano de la Guerra de Malvinas. A partir de 1979 perteneció a las fuerzas de élite de la República Argentina y luchó en la guerra integrando la Compañía de Comandos 602. Recibió del Congreso de la Nación Argentina la Condecoración “A los Bravos de Malvinas” y el Ejército Argentino lo condecoró con la Medalla “Al Heroico Valor en Combate”. Además le otorgó una mención distinguida por su desempeño en la guerra.

Arriesgó su vida infiltrándose detrás de las líneas enemigas, ayudó a sus camaradas espiritual, emocional y físicamente para sobrellevar la pesada carga de este hecho traumático. Después de la rendición argentina, estuvo como Prisionero de Guerra de los Ingleses durante un mes, en un frigorífico de la Bahía de San Carlos en condiciones climáticas adversas, durmiendo en el piso, comiendo una vez al día y duchándose una vez por semana.

Hoy este hombre se ha convertido en una simple y lamentable estadística en el sistema de los “Derechos de Algunos Humanos”. Detenido injustamente cuando ya se encontraba presentado en la causa, imputado por “haber sido” y no “por hacer” (derecho penal de autor) y encarcelado por el simple hecho de “pertenecer” al Ejército Argentino. Procesado sin fundamento alguno, sin pruebas, sin lógica ni relación circunstanciada de acción, causa, resultado. Imputado por una cosa y procesado por otra, hoy lleva tres años privado de libertad en una cárcel común y la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca omitió dolosamente verificar la afectación a su derecho de defensa, y lo que es peor aún, a un debido proceso legal.

Enrique Stel tenía 20 años a la fecha de los hechos que se investigan, era Subteniente del Arma de Comunicaciones y se desempeñaba como jefe de sección de la Compañía Alámbrica del Batallón de Comunicaciones 181. Por ese cargo se lo imputó, pero se lo proceso por otro, por ser jefe de sección de una Compañía de Infantería dedicada a la lucha antisubversiva. Es decir, se le asignó intempestivamente la pertenencia al Arma de Infantería y automáticamente se asoció a este Arma con el desarrollo de actividades ilícitas. Un dislate jurídico.

Cualquiera que conozca un poco la estructura orgánica del Ejército, sabe muy bien que un militar no puede desempeñar funciones de un arma a la que no pertenece (ni por capacidades adquiridas ni por cuadro organizacional). Por otro lado, lo procesan por hechos de los que no hay ningún elemento material que demuestre su participación (ninguna víctima lo menciona, ni por nombre ni por apariencia física. Cabe aclarar que las denuncias en muchos casos fueron realizadas entre los años 2009 y 2014). La imputación de esos hechos sólo se produce por la mera dimensión temporal, tornando automática la culpabilidad sólo por esto (es decir, la coincidencia de las fechas en que ocurrieron esos sucesos con el período de tiempo en el que Enrique Stel estuvo desempeñando funciones en una Sección Alámbrica de una Compañía de Comunicaciones).

En síntesis, lo procesaron por una función que nunca desempeñó, en un Arma a la que nunca perteneció y por hechos de los cuales no hay elementos que permitan demostrar de modo alguno que participó en la consecución de los mismos.

Es importante destacar que esta investigación surge 40 años después y obviando el hecho significativo de que jamás fueron impugnados sus ascensos a Mayor, Teniente Coronel y Coronel durante la democracia, siendo que en esas oportunidades su legajo personal fue analizado por todos los organismos de Derechos Humanos y la Comisión de Acuerdos del Senado.

Cuando fue prisionero de guerra de los ingleses durante el conflicto de Malvinas lo aceptó y lo comprendió perfectamente, son las reglas de la guerra. Esta situación no puede aceptarla ni comprenderla

¿Cómo es posible que continuemos, como dice el Dr. Gil Lavedra, efectuando “imputaciones por presuntos delitos de lesa humanidad de un modo ligero, sin la correcta verificación de la alta probabilidad de que concurran los requisitos que caracterizan a tales delitos”? Lamentablemente hay muchas distorsiones y confusiones, en parte por ignorancia y en parte por mala fe. Esto tan simple que escribo es sistemáticamente negado por quienes deben hacer justicia, tal vez porque necesitan incrementar los números estadísticos y justificar el inmenso flujo de dinero generado por este sistema donde ser parte de las Fuerzas Policiales, de Seguridad o Armadas es casi automáticamente equivalente a ser delincuente, argumento que viola las normas jurídicas más elementales, entre ellas, el principio de la responsabilidad penal individual y el principio de la presunción de la inocencia.

¿Cómo un hombre que ha dedicado su vida a las causas humanitarias puede estar procesado por delitos como los que se le imputan? Un ser humano no pierde su esencia. O es bueno, o es malo y las acciones a lo largo de la vida van reflejando esa naturaleza. En el caso de mi esposo, ha reflejado ser un hombre de bien, con actos heroicos y acciones trascendentes. Ha vivido momentos desagradables y nunca se ha quejado. En la guerra de Malvinas lo dieron por muerto al punto que le rezaron una misa por su eterno descanso, caminó a sabiendas entre campos minados para cumplir con su misión, sabiendo que un paso en falso podía ser el último. En Zagreb vivió el bombardeo del año 1995, enfrentó la presión de los serbios cuando custodiaba los convoyes humanitarios del ACNUR y del ACNUDH que intentaban llegar a la población civil sitiada en Bosnia Herzegovina… Sus acciones humanitarias le valieron tres condecoraciones por sus servicios a la paz de Naciones Unidas.

Juntos hemos recorrido 16 países investigando algunos de los crímenes más atroces de los cuales puede ser capaz el ser humano y hemos trasmitido a nuestros alumnos la importancia de vivir en la diversidad, respetando al otro más allá de las diferencias. Nunca pensamos que justamente él, uno de los primeros militares argentinos que por convicción se especializó en Derecho Internacional Humanitario – y el primer oficial que en la historia del Ejército Argentino fue becado por la Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto YadVashem para capacitarse en la temática de la Shoá en Jerusalén – hoy estuviera en una celda, esperando poder demostrar su inocencia, por delitos que jamás deberían haberle imputado. Cuando fue prisionero de guerra de los ingleses durante el conflicto de Malvinas lo aceptó y lo comprendió perfectamente, son las reglas de la guerra. Esta situación no puede aceptarla ni comprenderla.

Lo que más me preocupa, más allá de esta situación personal, es nuestra deshumanización como Nación, nuestra premura en condenar sin saber, nuestra pérdida de valores y principios, nuestra ponderación invertida de cuestiones elementales. Me preocupa el odio alimentado con una fuerte estructura que no nos conduce a nada bueno. Me preocupa la injusticia.

No creo que nadie piense que los responsables de los crímenes más atroces vividos en nuestro país no deban ser condenados, pero es importante que lo hagamos respetando el principio de legalidad, cuidando “celosamente la categoría excepcional de delito de lesa humanidad y los procesos en los que se aplica.”

Sólo espero que Dios nos de la fortaleza para seguir luchando en este sistema perverso donde inocentes pagan por culpables. Lo triste de todo esto es que los años no son infinitos, que nuestro tránsito en la tierra es limitado y que lo que hacemos con nuestro tiempo tiene que ser bueno, constructivo, no estéril. Siento que estamos perdiendo un tiempo valioso en esta lucha desigual cuando podríamos hacer cosas valiosas y trascendentes.

Tres razones me llevaron a escribir esta nota: uno, la fecha de conmemoración de los Veteranos de Guerra de Malvinas, otra, la triste realidad de que el 12 de marzo de este año Enrique Stel cumplió tres años de detención en flagrante violación al principio de excepcionalidad de la prisión preventiva y, por último, el inicio de la Semana Santa, un tiempo donde, como cristianos, debemos purificar nuestra alma y ofrecer nuestro sufrimiento a Dios para acompañar la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

Desde la Guerra de Malvinas mi esposo lleva consigo un Rosario que con el tiempo se ha deteriorado. Su fiel amigo lo sigue acompañando. Los hombres pueden abandonarnos, Dios jamás nos abandona.

(*) Esposa de Enrique Stel

Verdaderamente deplorable es el proceder de algunos administradores de la justicia, Malditos e infames,jueces, que se creen dios y son falsos dioses y héroes... son unos infames, traidores de la Patria colmados de odio irracional y perversidad sin madre ni dios! En nombre de la Patria queda pedir perdón a Enrique Stel y a todos los presos políticos, nuestro deber y derecho es continuar en esta lucha de contar la verdadera historia... esa que muchos saben pero callan por cobardes y otros, asquerosamente mienten... distorsionan, ocultan... malditos ápatridas! Seguimos día a día uniendonos ... y cada día, somos más los argentinos que nos sumamos en voces a nuestros soldados, a nuestros queridos y amados hombres que han defendido a la nación del terrorismo, con valor y coraje... ellos son nuestros valientes hombres que nos han cuidado y protegido, a ellos les debemos que estemos vivos y no estemos muertos... hoy, somos lo que somos y tenemos lo que tenemos porque nuestros soldados han cuidado de nosotros, nos han protegido y han tenido que luchar, combatir una guerra... CONCIENCIA..! Es lo que se necesita, los hombres de las fuerzas armada, son los soldados de la Patria, son el orgullo de la Patria,... Ante tanta injusticia, tanta imparcialidad y el debido proceso, todos debemos sumarnos dando palabra para que el señor Presidente de la Nación Mauricio Macri y las autoridades judiciales pongan fin a tanta deshumanización, tanto destrato... tanto dolor... en que son sometidos y juntos todos abiertos al dialogo cumplamos la asignatura pendiente del juicio a los terroristas que hoy tristemente muchos denigran y violentan a la nación ocupando cargos en los recintos del congreso nacional, en la Justicia y en distintas reparticiones del estado nacional... y sobre todo ensucian la bandera de los derechos humanos que es de todos!
 Luz a todos los corazones y mentes, bendiciones, Mané Castro Videla

Fuente  David Rey  Periodismo para periodistas

Donde esta la verdad?!... Donde esta la mentira?!

Hay una falsa creencia de que el ser humano esta predestinado a ser la cabeza de todo  hasta llegar a la cumbre del cielo y  la falsa il...