martes, 25 de enero de 2011

Desperté

Desperté soñándote


enredada entre sábanas agitadas

Arrullada en el ausente hueco

de un todo como sí, atrapada

Sedianta sed gastada

ceñida en la esquina de la almohada

Húmedos olores de tiempos y sueños

Desgatados andares habitan

detrás de los bordes de la cama

Desperté soñándote

Sudorosa

Extasiada

Desperté pronunciando tu nombre

Despertastes

Junto a los obscuros zurcidos del encaje


Mané Castro Videla
Publicar un comentario

Cada uno va escribiendo su historia cada día

Cada uno va escribiendo su historia cada día. Uno aprende que toda acción mala trae consecuencias malas, tarde o temprano. Y la verda...