martes, 12 de agosto de 2014

Pedofilia. No más caras tristes!

El abuso infantil puede causar severos daños en los supervivientes y condicionar su comportamiento.
Las personas que han sido víctimas de abuso sexual en su niñez son conocidas como supervivientes. 
El término no es para menos, ya que les ha merecido una inmensa fuerza para contrarrestar los efectos de dicho evento.
Se ha dado especial importancia al tratamiento de las mujeres supervivientes por la creencia de que los hombres no suelen ser víctimas, sin embargo, también son vulnerables a estos ataques. 
No obstante, los estudios realizados hasta el momento, pueden servir de sendero para nuevas vertientes que apoyen a los varones traumatizados.
Por diferentes circunstancias, las victimas confrontan sus propios recuerdos hasta la etapa adulta; momento en el que se dan cuenta de las graves secuelas que han arrastrado por años, aún a pesar del esfuerzo por enterrar todo en el pasado.
La intención de olvidar los hechos entorpece el proceso de recuperación, pues cuando una persona es sometida a un trauma, la memoria no funciona de manera correcta y con el paso de los años las remembranzas son susceptibles de deformarse o simplemente se bloquean.
El mantener el suceso en la oscuridad, no es más que un mecanismo de defensa del niño que bajo una sensación de desprotección inhibió las emociones que era incapaz de manejar.
Perfil de supervivientes
Para protegerse, los afectados suelen adoptar algunas conductas derivadas de la percepción errónea de un peligro constante al haber aprendido a ver la vida de este modo.
* Se aíslan por miedo a las relaciones humanas
* Justifican a los agresores
* Niegan o dudan haber sido víctimas de un abuso
* Insensibilidad o trabajo para reconocer sus emociones
* Se ausentan emocional o mentalmente
* Evitan el contacto sexual
* No saben establecer límites o decir no
* Tienen una baja autoestima
* En casos severos, autodestrucción o tendencia suicida
Hacia el fin del sufrimiento
El tratamiento puede ser doloroso, pues al liberar los recuerdos de los que no se sabía su existencia y que por lógica son los más traumáticos, pueden generar cierto shock.
Se puede recurrir a la escritura. 
Escribir con lujo de detalle sobre el abuso (las situaciones, las emociones, los lugares), puede ayudar a desprender toda la carga.
También es importante hablar sobre el tema con personas de entera confianza, ya que el tenerlo escondido, sólo aumenta el temor sobre ello. Al hablarlo hay un desahogo y se desmitifica.
Nada de esto sustituye una terapia psicológica, que guiará al paciente por un camino seguro y que debe brindar su apoyo para que el paciente se sienta respaldado.
A pesar de ser un proceso fuerte, se logran grandes beneficios, pues con el tiempo el sube-baja emocional ya no es tan dramático y el superviviente se comienza a llenar de vida y motivación, cambia su enfoque con respecto a su entorno y se percata que vivió en un error pues el exterior no es tan amenazante como lo había imaginado.
Precauciones
La etapa infantil es uno de los periodos más delicados e importantes de la vida al ser éste el lapso de tiempo en el que inicia el desarrollo físico, mental y emocional.
Los pequeños al obtener la información a partir de su entorno, primordialmente por imitación, son vulnerables ante personas con tendencias a llevar a cabo un abuso sexual.
Bajo cualquier circunstancia es complicado manejar una situación de abuso, no obstante, si el abuso lo realizó algún integrante de la familia –como en la mayoría de los casos ocurre- el menor se inhibe y piensa que al hablar pondrá en riesgo la estabilidad familiar.
Es importante considerar que una victima de abuso por parte de alguien de la familia, lo pone en desventaja, en tanto que el abuso tiene grandes posibilidades de hacerse de manera repetitiva, aumentando con ello el daño.
Indicios
Los adultos juegan un papel importante pues deben aprender a interpretar las claves que los pequeños dan.
* Miedos desconocidos
* Comportamientos propios a alguien con una edad inferior
* Angustia ante gente desconocida
* Ansiedad al dormir
* Falta de concentración
* Sensación de abandono
* Confusión
* Aislamiento
* Síntomas físicos como dolores de cabeza y de estómago
El pasado no se corrige, pero se puede mejorar la vida de un superviviente de manera sustancial según los expertos.
También es importante dar la atención y amor necesarios a los niños para así, poder olvidarnos de "las secuelas" al impedir que sufran cualquier tipo de agresión.
Publicar un comentario

Cada uno va escribiendo su historia cada día

Cada uno va escribiendo su historia cada día. Uno aprende que toda acción mala trae consecuencias malas, tarde o temprano. Y la verda...