jueves, 4 de enero de 2018

Dios pasó esta mañana tempranito por el rancho y me dijo...



No temas, hija, reconoce tus limitaciones, imperfecciones y defectos... siempre hay cosas que se ignora, que no es producto de la mala voluntad... Soy... somos imperfectos!
Fue un instante, no más... cuando al respirar profundo su aroma, sentí el valor y la fuerza de ser más valiente para guardar fidelidad al deber que para quebrantarlo... 
Exhale lentamente... suavemente y comencé a volar... 

Manè


Publicar un comentario

Llorona -Así cantábamos en el salón de música de la calle Tacuarí-

Llorrona con aroma a puro y bocanada lenta con el picor del ardor de la garganta del trago a la copa de El Fundador y la ...