viernes, 24 de julio de 2009

La mirada de Alejandro Cabrol en la Obra La laguna Encantada


ínfimos azulejos azules azuzan mínimos brillos coloridos susurros de aves ancestrales
una luna lo habita y aquella mujer hechicera condenada a ser árbol desde entonces
agita sus ramas en las noches de luna semejando danzas atávicas dulces cítaras
lágrimas el agua un llanto septentrional castigo eterno de pasiones lúdicas
a su luz azula su luminosa azucena y a su lado la saluda un llanto eterno
Alejandro Cabrol
... ... ...

Que puedo decirte mi dulce Alejandro... si a esta hechicera le has desnudado el alma ... le has descifrado su excelsa pócima...tu armoniosa y justa palabra tu mirada me dejó plasmada a un expuesta a todo...la brisa de tu calidez abrazo suavemente mis ramas... mi tronco... mis raíces...
Mi llanto silencioso no cesa ahora va hacia la mar Soy ...olas que se rompen cada vez más fuerte Así...

sí...Así...
Todo es un morir para volver a nacer todo es un volver
Entre mi llanto eterno y el temblor mis manos preparan la pócima para una mágica noche de luna...
Mil Gracias Alejandro... por existir.. por Ser ... por ser parte de lo que siempre estuvo y está ...
Publicar un comentario

¡Viva la Libertad!

Nuestra vida entera descansa, sobre hipótesis tomadas a otro tiempo y que no responden a las ideas actuales, en la forma ni en el fon...