viernes, 24 de julio de 2009

Mis pies no son descalzos

A Mané y a su madre, Inés)

Nunca he ido descalza Palpé el rocio nocturno por entre mis zapatos pero, ... ¡Nunca en puntillas! No he podido ser cautani sobria, ni prudente Deseaba, se supiera que me hallaba presente con mi baile flamenco. No pude ser descalza ... Sólo en la primavera me saco los zapatos por amor a la vida, por no marcar el pasto, por temor al rosal, por respeto al otoño ... Por orgullo, quizás, de tanto taconeo en el resto del año

(De Retratos poemas que publiqué en 1997, bajo seudónimo Gabriela Carol)

Graciela Tocce
Publicar un comentario

Cada uno va escribiendo su historia cada día

Cada uno va escribiendo su historia cada día. Uno aprende que toda acción mala trae consecuencias malas, tarde o temprano. Y la verda...