domingo, 3 de abril de 2011

Poniendo los acentos... cada uno sabe donde !!!

"Morir de amor; despacio y en silencio", canta Miguel Bosé. Y no es
solo ficcion ni entretenimiento musical, es realidad pura y dura. Para
muchos, el amor es una carga, un dulce e inevitable dolor o una cruz
que deben llevar a cuestas porque no saben, no pueden o no quieren
amar de una manera mas saludable e inteligente. Hay quienes se quitan
la vida o se la quitan a su pareja, y estan los que se agotan y van
secandose como un arbol en la mitad del desierto, porque el amor les
pide demasiado.¿Para que un amor asi?. Esa es la verdad: no todo el
mundo se fortalece y desarrolla su potencial humano con el amor;
muchos se debilitan y dejan de ser ellos mismos en el afan de querer
mantener una relacion tan irracional como angustiante.
Hay que vivir el amor y no morir por su culpa. Amar no es un acto
masoquista donde te pierdes a ti mismo bajo el yugo de alguna
obligacion impuesta desde afuera o desde adentro.
Morir de amor no es irremediable, como dicen algunos romanticos
desaforados. Las relaciones afectivas que valen la pena y alegran
nuestra existencia transitan un punto medio entre la esquizofrenia(el
amor es todo locura) y la sanacion esoterica(el amor todo lo cura).
Amor terrestre, que vuela bajito, pero vuela. Coincidir con una
persona mental y emocionalmente, es una suerte, una sintonia asombrosa
y casi inexplicable.
Aristoteles decia que amar es alegrarse, pero tambien es sorprenderse
y quedar atonito ante un clic que se produce con alguien que no esta
en tus planes. De ahi la pregunta tipica de un enamorado a otro"¿Donde
estabas antes de encontrarte?" o "¿Como puedes haber existido sin yo
saberlo?".
Amar es vivir mas y mejor, si el amor no es enfermizo ni retorcido. En
el amor sano, no cabe la resignacion ni el martirio, y si tienes que
anularte o destruirte para que tu pareja sea feliz, estas con la
persona equivocada.
Para amar no hay que morir de amor, sufrir o desvanecerse, perder el
norte, ser uno con el otro o perder la identidad: eso es intoxicacion
afectiva.
Cuando confundimos el enamoramiento con el amor, justificamos el
sufrimiento afectivo o su conmocion-arrebato-agitacion y terminamos
enredados en relaciones negativas que nos amargan la vida, porque
erroneamente pensamos que, "asi es el amor".
A veces, en la terapia, me encuentro con parejas tan incompatibles que
me pregunto como es que llegaron a estar juntos.¿Es que acaso estaban
ciegos?. Y la respuesta es que, en cierto sentido, ¨sí lo estaban. No
una ceguera fisica, sino emocional: el sentimiento decidió por ellos y
los arrastro como un rio salido de cauce. El amor tiene una inercia
que te puede llevar a cualquier sitio, si no intervienes y ejerces tu
influencia. Morir de amor, asimismo, es morir de desamor: el rechazo,
el insoportable juego de la incertidumbre y de no saber si te quieren
de verdad, la espera, el imposible o el "no" que llega como un baldazo
de agua fria. Es humillarse, rogar, suplicar, insistir y persistir mas
alla de toda logica, esperar milagros, reencarnaciones, pases magicos
y cualquier cosa que restituya a la persona amada o la intensidad de
un sentimiento que languidece o que ya se nos fue de las manos.
Infinidad de personas en el mundo han quedado atrapadas en nichos
emocionales a la espera de que su suerte cambie, sin ver que son ellas
mismas quienes deben hacer su revolucion afectiva. Cada quien
reinventa el amor a su gusto y de acuerdo con sus necesidades y
creencias basicas, cada quien lo construye, lo disfruta o lo padece.
Morir de amor no es un designio inevitable, una determinacion
biologica, social o cosmica: puedes establecer tus reglas y negarte a
sufrir inutilmente. Esa es la consigna.
¿Que hacer entonces? ¿Es posible amar sin equivocarnos tanto y que el
sufrimiento sea la excepcion y no la regla? ¿Como amar sin morir en el
intento y aun asi disfrutarlo y sentir su irrevocable pasion?
En el presente libro, he intentado plasmar algunos de los problemas
que convierten el amor en un motivo de agonia y angustia y he
contrapuesto a ellos una serie de "Principios basicos", los cuales
proporcionan herramientas para no morir de amor y cambiar nuestra
concepcion del amor tradicional por una mas renovada y saludable.
Estos principios obran como esquemas de inmunidad o factores de
proteccion.Veamos de manera resumida los principios que te permitiran
reflexionar y te ayudaran en los distintos casos:
Principio 1: Si ya no te quieren, aprende a perder y retirate dignamente.
Principio 2: Casarse con el amante es como echarle sal al postre.
Principio 3: Evita el sacrificio irracional: no te anules para que tu
pareja sea felliz.
Principio 4: ¿Ni contigo ni sin ti? ¡Corre lo mas lejos posible¡.
Principio 5: El poder afectivo lo tiene quien necesita menos al otro.
Principio 6: No siempre un clavo saca a otro; a veces los dos quedan a dentro.
Principio 7: Si el amor no se ve ni se siente, no existe y no te sirve.
Principio 8: No idealices al ser amado, miralo como es crudamente y
sin anestesia.
Principio 9: El amor no tiene edad, pero los enamorados si.
Principio 10: Algunas separaciones son instructivas; te enseñan lo que
no quieres saber del amor.
En mi experiencia profesional, he podido observar que el uso de estos
Principios incrementa notablemente las probabilidades de establecer
relaciones funcionales mas satisfactorias y felices.
Por lo anterior, mi recomendacion es que nos acerquemos a todos los
principios y no solo a los que se acoplen mas a nuestra problematica
especifica.
(Walter Riso)
Publicar un comentario

Infames, traidores de la Patria

Perdió la Nación toda. Desde la Quiaca a Tierra del Fuego, la corrupción ha ganado. La corrupción y la ignorancia matan. Demasiados i...