jueves, 4 de abril de 2013

Niña y mujer, Mané


Las dos unidas lloran
partidas de dolor, 
retos y desafíos
La hambruna y sed de justicia
golpea sin piedad, el rostro.
Quiebra las heridas
y en su fuerza
entierra danzas en arenas
de pies descalzos.
Desnudas voces
rugen al oculto sol 
y en do mayor,
corren los velos.
Los ojos rojos
atraviesan miedos
en sendas de espejos,
y en infinitas sombras 
miles de desérticas historias
distintas e iguales,
diferentes y parecidas
levantan vuelo.
Sola
y en silencio,
Queda
la lágrima,
pequeña y dulce
escudriña el alma.
Despierta
renace y crece
rompe en llanto
es niña y mujer
en libertad!

@ Mané Castro Videla
Artesa -2013


Publicar un comentario

Amanecer en el rancho... Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...

Amanecer en el rancho, siempre es lo más bello que me puede suceder. Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...