lunes, 13 de octubre de 2014

Es uno mismo, Manè


Uno es testigo de su palabra, la construye, 
la compromete y con ella su honor y su vida.
Uno es la voz que afirma la verdad, defiende los derechos
aunque resuene en el desierto
Es uno esa voz que suena y persiste en sonar
Es uno que se niega a callar,

a ser silencio de conformismo
o tàcita aceptaciòn
Es uno el principio, el origen... 
el fin y un camino por recorrer
Es uno la luz que nos lleva 
a la fuente de bien, de Dios.

Manè
Publicar un comentario

Buenos días, tristeza!

A sacudirse que por más que no se quiera, nunca podemos prescindir del dolor,  se quiera o no pero siempre nos encuentra cuando menos...