miércoles, 26 de noviembre de 2014





CLEPTOCRACIA

Del griego literalmente “gobierno de ladrones”, cleptocracia es un término peyorativo que no refiere propiamente a ninguna forma de gobierno. Mayormente asociada a dictaduras y otras formas autocráticas, la expresión describe cualquier sistema donde la clase gobernante toma control de los medios de fiscalización del Estado y puede apropiarse o “desviar” discrecionalmente fondos públicos para enriquecimiento personal o construcción de poder político. La cleptocracia es frecuente en los países en desarrollo, cuyas economías están basadas en la explotación de recursos naturales, como el petróleo o diamantes. Esas exportaciones constituyen una forma de vivir de renta: dinero fácil que se gasta fácil.


El sistema clientelar por el cual el populismo construye su poder requiere también de la apropiación de alguna “renta” legítima con la cual distribuir favores y dádivas. A medida que se gana el dominio de todos los poderes del Estado y de sus órganos de control —es decir, se establece lo que en política se denomina un “régimen”— mayores recursos se ponen a su alcance. Comienzan así eventualmente las expropiaciones y las leyes de abastecimiento para hacerse de la renta empresarial.

El kirchnerismo empezó por agotar las reservas petroleras, apropiarse de la renta agraria a través de retenciones y de los fondos de pensión (ANSES), mientras se dejaban de mantener rutas, trenes, etc. Esto financió el festival de subsidios y promociones para las empresas "amigas" —la tajada del león— al tiempo que se multiplicaban los planes sociales para los de menores recursos. Las clases medias vieron su poder adquisitivo incrementado artificialmente subvaluando el dólar, es decir sobrevaluando el peso.

Hoy que la fiesta se acabó, sin divisas suficientes y devaluación en puerta, vemos que la corrupción sistémica de la que hablamos nos deja mayormente una industria de ensamblado de piezas importadas y una economía dependiente de nuestros productos primarios, principalmente la soja. Bajo la presidencia de CFK, al tiempo que los empresarios aplaudían y lucraban, prolijamente fugaron más de 90.000 millones de dólares del país. Fatalmente, el desarrollo no es posible bajo una cleptocracia.

/Educando Al Soberano/

ay ay ay cuanto dolor... cuanta miseria humana! cuanta decadencia! pero es lo que hay en la sociedad, es lo que habita... sujetos sin valores ni cultura de trabajo, sin educaciòn... sujetos que son pequeños enanos corruptos que votan a corruptos...! Mané
Publicar un comentario

Infames, traidores de la Patria

Perdió la Nación toda. Desde la Quiaca a Tierra del Fuego, la corrupción ha ganado. La corrupción y la ignorancia matan. Demasiados i...