miércoles, 1 de julio de 2015

Al pasar... soberbia y vanidad



"El vanidoso persigue la aprobación ajena y solo se hincha como un pavo real cuando la consigue. 
El soberbio, en cambio, ni siquiera busca la aprobación de los demás: le basta y sobra con el aplauso propio.
A los ojos del soberbio, la vanidad no solo es una despreciable concesión a inferiores, sino un autoengaño. 
Como dijo Nietzsche, campeón de la soberbia filosófica: 
'los vanidosos buscan despertar acerca de sí mismos una buena opinión que ellos no tienen de sí, y por tanto, tampoco merecen".
Publicar un comentario

Infames, traidores de la Patria

Perdió la Nación toda. Desde la Quiaca a Tierra del Fuego, la corrupción ha ganado. La corrupción y la ignorancia matan. Demasiados i...