miércoles, 1 de julio de 2015

Al pasar... soberbia y vanidad



"El vanidoso persigue la aprobación ajena y solo se hincha como un pavo real cuando la consigue. 
El soberbio, en cambio, ni siquiera busca la aprobación de los demás: le basta y sobra con el aplauso propio.
A los ojos del soberbio, la vanidad no solo es una despreciable concesión a inferiores, sino un autoengaño. 
Como dijo Nietzsche, campeón de la soberbia filosófica: 
'los vanidosos buscan despertar acerca de sí mismos una buena opinión que ellos no tienen de sí, y por tanto, tampoco merecen".
Publicar un comentario

Cada uno va escribiendo su historia cada día

Cada uno va escribiendo su historia cada día. Uno aprende que toda acción mala trae consecuencias malas, tarde o temprano. Y la verda...