martes, 21 de marzo de 2017

El otro 24 de Marzo: “Tata, ¿no te da rabia estar preso injustamente?”



Escribe: Juan Carlos Jones Tamayo (*) (**)


Anoche mi nieta Lucía, de 14 años, me llamó por teléfono a mi actual forzado alojamiento y me comentó que el próximo fin de semana era “largo” porque el viernes 24 no tenía que ir al colegio dado que era feriado nacional.


Le pregunté por qué era feriado y me contestó que el calendario decía “Día Nacional de la Memoria por la verdad y la Justicia”. Hizo una pausa y preguntó: “¿Qué es eso?”.


Le dije que era un tema muy complicado y extenso como para comentarlo por teléfono, dadas las limitaciones de prudencia que me he impuesto en la duración de su uso en consideración a las necesidades de los otros Prisioneros de Guerra y Presos Políticos que están alojados conmigo. No obstante, procuré resumirle el tema en relación a su corta edad y al escaso tiempo disponible.


Le dije que nuestro país sufre una guerra revolucionaria desde los años 60, cuando fuerzas guerrilleras, apoyadas por Cuba, atacaron a la Argentina.


Esta guerra fue aumentando su intensidad en los años 70. Entonces, el Gobierno creó una Cámara Federal para condenar a los terroristas. En 1973 asumió como Presidente el Dr. Cámpora con el apoyo de esos sectores violentos y éste disolvió dicha Cámara y liberó a todos los terroristas que se encontraban presos, condenados o en proceso de serlo.

Con el tiempo, en realidad al poco tiempo, estos volvieron a sus tropelías guerrilleras. Así fue como en el año 1974 asesinaron al Dr. Quiroga, exintegrante de aquella Cámara. Desde entonces ningún juez condenó a un terrorista.

Durante el gobierno democrático de Perón, la guerrilla continuó atacando a la Nación, cada vez más organizados y con mayor violencia: asaltos a cuarteles, asesinatos, atentados, secuestros, robos, extorsiones, etc.

Cuando murió Perón (01 de Julio de 1974), asumió la vicepresidente, su viuda, María Estela Martínez (alias “Isabel”) y, desde entonces, el aumento de la violencia fue alarmante. Por un lado, estaba el terrorismo y por el otro organizaciones parapoliciales organizadas y apoyadas por el mismo gobierno en forma clandestina.

En 1975, la guerrilla intentó ocupar una amplia zona del sur de la ciudad de Tucumán. Entonces, el Gobierno de Martínez de Perón dispuso el empleo de las Fuerzas Armadas para “ANIQUILAR” esos grupos. Luego esa orden fue ampliada a todo el país. Mientras tanto, ningún juez se animaba a condenar a los terroristas capturados; no lo hacían por temor al recordar el trágico final del juez Quiroga. Los métodos del terrorismo estaban dando resultados: EL TEMOR.




El desgobierno se acentuó. Se intentó desplazar a la inepta presidente mediante los mecanismos constitucionales, se le pidió juicio político, pero la dirigencia política no tuvo el valor de llevarlo a cabo, por el contrario, muchos políticos impulsaron un “golpe cívico – militar” y ningún dirigente, ni político, sindical, social o de cualquier otro sector de la sociedad, hizo algo para impedir ese “golpe”.

Así, ante el total desgobierno, nuestro país atravesaba una anarquía, por lo que finalmente se produjo el Golpe del 24 de marzo de 1976.

Lucía me preguntó:

“Pero, ¿por qué ese día se llama «de la Memoria»? ¿Es para recordar todo lo que me contaste recién”?.

Le dije que no, todo lo contrario, esto era una artimaña inventada por los gobiernos del matrimonio Kirchner para especular, política y económicamente, con la cuestión de los Derechos Humanos, y convertir este valioso valor humanitario en una vil herramienta demagógica y falaz para incorporar a un mentiroso “relato” ideológico sobre la historia reciente del país.

Es un “relato” que deformó la realidad que hemos vivido, descontextualizándola y parcializándola, también incorporando burdas falsedades.

No se puede decir Verdad cuando se miente con alevosía, desfachatez y descaro. Sirve como ejemplos la cifra de 30 mil desaparecidos, el negar que hubo una guerra revolucionaria en el país, el no admitir que la guerrilla atacó gobiernos constitucionales, el no admitir que todo comenzó muchísimo antes del 24 de marzo de 1976, el querer convencer a los incrédulos que los terroristas eran sólo “jóvenes idealistas” .

No podemos hablar de Memoria por la verdad basándonos en mentiras. LA VERDAD debe ser completa, total, para que realmente sea verdad.

Así, también, en esa trama tramoyista, cambiaron las leyes a su antojo y conveniencia para mantener como Prisioneros de Guerra y Presos Políticos a aquellos aquellos que, de alguna forma, derrotamos con las armas a la guerrilla y a sus soportes, mientras estos se pasean libre e impunemente por las calles del país y de todo el mundo.

Encarcelaron en forma anticonstitucional a los que defendieron a la Nación a la vez que premiaron económicamente, con honores y otros tipos de dádivas, a los terroristas, todos libres, e incluso los hicieron funcionarios y, muchos de ellos, formaron parte de alguno de los tres Poderes del Estado.

No podemos hablar de Memoria por la Justicia cuando existe la injusticia disfrazada con argucias jurídicas, tramoyistas, que atentan contra el Art. 18 de nuestra Constitución Nacional, entre otros.

Por eso Lucía, ese día, el 24 de marzo, lo han convertido en un “viernes de carnaval”, con festivales musicales, murgas, redoblantes, disfraces, tambores y falsas arengas virulentas, algo para especular políticamente con la MENTIRA y la INJUSTICIA.

Entonces Lucía me dijo:

“Tata, no entiendo porque si cambio el gobierno de los Kirchner todavía se habla, incluso funcionarios del actual gobierno, de ese «relato» mentiroso”.




¡Es papá!

Escribe: Guada Jones ¿Cuántos de ustedes se ponen “contentos” al atender el teléfono y escuchar: “éste es un llamado del servicio Penitenciario…”? Antes… yo era una de las que cortaba pensando que era un “secuestro virtual…”. Ahora soy una de las que grita cuando escucha este mensaje: “¡Es PAPÁ!”, con una sonrisa en la cara por escuchar su … Sigue leyendo


Le expliqué que el Gobierno de “Cambiemos” no cambió nada con respecto al tema de Derechos Humanos, seguimos con la Política y Justicia de los Kirchner. Siguen los mismos jueces y fiscales que participaron del falaz “relato”. Entonces, nada cambió. No cumplió el actual presidente con su promesa, durante la campaña, de “terminar con el «curro» de los Derechos Humanos”. El “curro” continua. Pareciera que ese dicho hubiese sido solo para captar nuestros votos.

Nosotros seguimos entre rejas, fuimos los jóvenes soldados, hoy ancianos y Prisioneros de Guerra, que cumplimos las órdenes de nuestros comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas, presidentes de la Nación, en los Gobiernos democráticos (Perón, Martínez y Alfonsín) y de facto. Órdenes basadas en las disciplinas castrenses y amparadas por el extinto Código de Justicia Militar (Ley de la Nación) y todos los Reglamentos Militares.

Mientras tanto, te repito, los terroristas hoy gozan de una total y desvergonzada Libertad.

Eso es Lucía, el 24 de Marzo. Lo llaman el “Día de la Memoria, de la Verdad y de la Justicia”, pero, para mí, es el “Día de la desmemoria, de la Mentira y la Injusticia”.

Ese día, el Gobierno no recuerda a las miles de víctimas del terrorismo.

Esos muertos, muchos de ellos civiles y niños, estarán avergonzados y dolidos al ver cómo su país no reconoce el sacrificio que hicieron para que hoy, pese a todo, podamos seguir llamándonos ARGENTINA.
Lucía hizo un prolongado silencio, hasta que me pregunto:

“Tata, ¿no te da rabia estar preso injustamente?”.
Le dije que como soldado estoy preparado para el combate exitoso o no. Que considero mi actual situación como un destino militar más. Así como ascendí a Coronel con el total acuerdo del Senado de la Nación, hoy estoy en calidad de Prisionero de Guerra en Güemes (Salta).
Pero lo que yo realmente admiro es el acompañamiento y apoyo de mi estoica familia, camaradas y leales amigos.

Para terminar le dije:

“Yo, Lucía, estoy ORGULLOSO de estar donde estoy y cómo estoy, sólo por lo que fui, por lo que soy y por lo que siempre seré: UN OFICIAL DEL GLORIOSO EJÉRCITO ARGENTINO. Además, creo firmemente en la frase que dice: «SOLDADO, NUNCA TE ARREPIENTAS NI PIDAS PERDÓN POR DEFENDER A LA PATRIA»” .

Nos dijimos “Hasta mañana” y cortamos la comunicación. Me fui a mi “camarote”, con rejas en la ventana, a reflexionar sobre la charla con mi nieta de 14 años, a la espera de que muchos abuelos puedan conversar con sus nietos sobre la realidad del 24 de Marzo.

El día que sea VERDAD COMPLETA Y JUSTICIA IMPARCIAL Y CONSTITUCIONAL, entonces sí podremos todos conmemorar el 24 de Marzo como lo que hoy pretenden que sea.

Todos los 24 de Marzo, mientras siga siendo como hasta ahora, continuará siendo, para unos el “día de la Venganza” y para otros el “día de la Mentira e Injusticia”. Pero, para la gran mayoría será un día más de festivales gratuitos con choripán.


(*) Coronel (R) – Licenciado – Prisionero de Guerra y Preso Político
General Güemes (Salta), 21 de marzo de 2017

(**) Título original: “Este 24 de Marzo”.


Graciasss infinitas Juan Carlos Jones Tamayo por el honor y la honra, la dignidad de ser soldado de la Patria, por su coraje y hombría de bien de haber luchado y defendido la Patria del terrorismo... por haber cuidado y protegido la vida, mi vida y la de todas las personas de bien ... Graciasss infinitas, señor. Nada hay que celebrar mientras los terroristas y asesinos estén ocupando cargos en el congreso, mientras haya jueces cobardes que se creen semi Dioses y son unos vendidos y corruptos con falsa ley. Y almas compradas sin Dios ni madre al perverso y corrupto relato k ensuciando la bandera de los derechos humanos que es de todos. Somos muchos, señor y cada día somos más que esperamos el juicio a los terroristas, que queremos que se conozca la verdadera historia, que esperamos que el señor Presidente Mauricio Macri revierta la situación y las condiciones deshumanizadas en que se encuentran... que se les impida el ensañamiento de tienen los jueces... estoy unida de corazón a usted y me sumo a sus palabras, estoy convencida de que el 24 de marzo es una mentira, una burla, una de las peores ofensas a la Patria.

Y yo, Mané Castro Videla amo a la Patria y jure por ella amarla y defenderla, renuevo mis votos junto a usted Juan Carlos Jones Tamayo con verdad, valor y dignidad, lo juro por Dios y por la Patria!

Mané Castro Videla
Publicar un comentario

Infames, traidores de la Patria

Perdió la Nación toda. Desde la Quiaca a Tierra del Fuego, la corrupción ha ganado. La corrupción y la ignorancia matan. Demasiados i...