domingo, 16 de septiembre de 2012

El femicidio tiene dictamen

Dos comisiones de la Cámara alta dieron el visto bueno a la creación del femicidio como figura autónoma en el Código Penal. Modificaron así el proyecto con media sanción de la Cámara de Diputados, que considera la violencia de género como agravante.

Por Mariana Carbajal
El Senado avanza con la tipificación del femicidio como figura autónoma del Código Penal, para castigar el asesinato de una mujer –u otra persona que se autoperciba con identidad femenina– como consecuencia de la violencia de género.
El delito tendrá la pena máxima de prisión perpetua, y los jueces no podrán reducirla aplicando la figura de la “emoción violenta u otras circunstancias extraordinarias de atenuación”. “Queremos dar un mensaje a la sociedad de que no se trata de un delito más. Todos sabemos cómo se va construyendo la violencia de género, que tiene que ver con la dominación masculina y la idea de que la mujer es parte de las posesiones del hombre. El femicidio es la expresión más extrema de la violencia machista. No podemos seguir invisibilizándolo. Sabemos que con esta reforma no se van a terminar pero esperamos que tenga un carácter disuasivo”, explicó a Página/12 la senadora sanjuanina del Frente para la Victoria Marina Riofrío, presidenta de la Comisión de la Banca de la Mujer e integrante de la Comisión de Justicia y Asuntos Penales.
Ocho países en Latinoamérica ya aprobaron leyes de femicidio ante el crecimiento de ese tipo de crimen en la región (ver aparte).
El miércoles, senadores y senadoras de ambas comisiones aprobaron un dictamen que incorpora el femicidio como nuevo tipo penal –aunque sin nombrarlo con esa palabra– y ese mismo día, durante la sesión, el cuerpo votó por unanimidad la “preferencia de tratamiento” en el recinto para el próximo 3 de octubre. El dictamen lleva la firma de 21 de las 28 integrantes de la Banca de la Mujer y de nueve senadores de Justicia y Asuntos Penales, entre ellos el presidente de la comisión, Pedro Guastavino; Rolando Bermejo y Marcelo Fuentes, del FpV; Luis Juez, del bloque Frente Cívico-Córdoba. También lo suscribieron pero en disidencia, los radicales Petcoff Naidenoff (presidente de la bancada) y Ernesto Sanz.
El dictamen modifica el texto con media sanción que aprobó en abril la Cámara de Diputados y que básicamente consideraba como agravante el homicidio de una mujer por parte de un varón que se comete en razón de género y también si el autor mantenía o hubiera mantenido una relación de pareja con la víctima –independientemente de que hayan convivido– y si el crimen fue cometido por “odio de género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión”.
Una vez que se apruebe en el Senado, deberá volver a Diputados.
La propuesta que debatirá el Senado crea una figura nueva en el Código Penal, en el artículo 80 bis, que dice así: “Se impondrá prisión perpetua al hombre que matare a una mujer o a una persona que se autoperciba con identidad de género femenino y mediare violencia de género”. Según explicó la senadora Riofrío, no hubo acuerdo en el debate en el interior de las comisiones para incluir la palabra “femicidio” como forma de nombrar a este tipo de crimen, como se hizo en otros países latinoamericanos.
En línea con la reforma que proponía Diputados, el dictamen del Senado amplía el espectro de sujetos comprendidos en el agravante por el vínculo en el caso del homicidio (artículo 80 del Código Penal): además del ascendiente, descendiente y cónyuge, agrega al “ex cónyuge, al conviviente y al ex conviviente”.
También considera agravante cuando el homicidio se comete por odio “a la orientación sexual, a la identidad de género o a su expresión”, o “con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o se ha mantenido una relación”.
Estarían aquí comprendidos los casos de aquellos hombres que matan a los hijos de su pareja cuando ella decide separarse, por ejemplo.
En los casos de “homicidio agravado por el vínculo”, se elimina la posibilidad de que un juez beneficie al asesino con una reducción de la pena con la aplicación de figuras como la emoción violenta, “si anteriormente hubiera realizado actos de violencia contra la mujer víctima, otra mujer u otra persona que se autoperciba con identidad de género femenino”.
Los senadores de las comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de la Banca de la Mujer tuvieron en cuenta, además del proyecto que llegó de Diputados, otras 16 iniciativas presentadas sobre el tema por legisladores y legisladoras de distintos bloques. }
También, la propuesta de ley que elaboró la Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de Violencia de Género (Consavig) creada en febrero de 2011 en el ámbito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que encabeza la abogada Perla Prigoshin y que integran los jueces Carlos Rozanski, de la Cámara Federal de La Plata; Fernando Ramírez, del TOC Nº 9, y María Laura Garrigos de Rébori, del TOF Nº 2 de la ciudad de Buenos Aires, y la activista Fabiana Túñez, coordinadora de la Asociación Civil La Casa del Encuentro, entre otros especialistas en la temática.
La Consavig recomendó crear la figura autónoma del femicidio, con la máxima pena que prevé el Código Penal, y eliminar los atenuantes en esos casos.
Varias ONG que trabajan sobre la problemática de la violencia machista vienen reclamando hace tiempo la tipificación del femicidio, igual que organizaciones de mujeres en otros países de Latinoamérica, como una respuesta al crecimiento de los femicidios (ver aparte).
la Banca de la Mujer se constituyó como comisión permanente este año. A través de una modificación del reglamento del Senado, se la habilitó a dictaminar en temas vinculados con las temáticas de género, porque no tenía esa facultad.
El de femicidio es el primer proyecto sobre el que se expiden sus integrantes, que son todas las senadoras del cuerpo.
El dictamen fue firmado por kirchneristas como la presidenta provisional de la cámara alta, Beatriz Rojkés de Alperovich, junto con Laura Leguizamón, Teresita Luna, Liliana Fellner, Nanci Parrilli, Sandra Giménez, Elena Corregido, Ana María Beltrán y María de los Angeles Higonet, entre otras integrantes de la bancada oficialista. Además, lo suscribieron Laura Montero, de la UCR; Blanca Monllau, del Frente Cívico y Social de Catamarca; Norma Morandini, del Frente Cívico Córdoba, y Sonia Escudero, del Bloque Justicialista, entre otras senadoras de la oposición.
Publicar un comentario

Infames, traidores de la Patria

Perdió la Nación toda. Desde la Quiaca a Tierra del Fuego, la corrupción ha ganado. La corrupción y la ignorancia matan. Demasiados i...