jueves, 28 de marzo de 2013

Las muñecas de Mané



Recuerdo las enormes cajas
que bajaban del barco
eran parte de los inmensos regalos.
bellísimas muñecas
 mi abuelo me traía siempre
en cada año de Tenerife
 
 
Publicar un comentario

Amanecer en el rancho... Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...

Amanecer en el rancho, siempre es lo más bello que me puede suceder. Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...