sábado, 27 de febrero de 2016

Nuestra libertad



La verdadera razón de ser de nuestra libertad es la conquista del bien.
Nuestra libertad no puede correr por cauces de locos caprichos o pasiones egoístas y humillantes.
Defendamos la libertad del abuso, del libertinaje, de lo pernicioso.
Ejerzamos y participemos entregados al bien, sin pretextos, sin miserias.
Sin limitaciones.
Solo sabiendo que es nuestro derecho de perfeccionarnos y de forjarnos nuestra felicidad desde el lugar que cada uno ocupa -por esas circunstancias que nos ubican y nos diferencian del resto, de lo demás-.
A abrazarse fuerte, muy fuerte a la vida con esfuerzo día tras días, al amor!

Mané
Publicar un comentario

Lo siento... Ni olvido ni perdón. Las cosas como son. Soy, libertad!

Soy Mujer de  fuego,  inevitablemente no olvido,  y lo de perdonar  hay que tomarlo siempre entre comillas  porque, a veces sin qu...