martes, 14 de febrero de 2017

A veces la soledad es el precio de la libertad



Perdonar no es olvidar, simplemente 
es tratar de recordar, sin rencor.
Es la transformación de pensamientos
de sentimientos de rencor, ira y odio
y comportamientos de venganza
que se tiene ante la ofensa, al daño
y al sufrimiento moral
Hay un sutil límite que separa 
el amor al odio y son las ofensas
Y las ofensas desatan la hostilidad reprimidas
haciendo imposible volver a empezar
mientras que el odio desatado lleva a la destrucción
Solo el perdón invita a un nuevo comienzo
y la hostilidad, la ofensa, los razonamientos
negativos disminuyen.
El perdonar es algo íntimo, es procesar
el agravio, la ofensa que se cree haber sufrido
y padecido, es disolver resentimientos,
ira e indignación.
El perdón no es olvidar 
es recordar, sin rencor
El perdón es la llave para la acción y la libertad
con conciencia de los actos


Mané
elijo la libertad a viva voz y sin mordaza



Publicar un comentario

Infames, traidores de la Patria

Perdió la Nación toda. Desde la Quiaca a Tierra del Fuego, la corrupción ha ganado. La corrupción y la ignorancia matan. Demasiados i...