Buenos días, tristeza!

A sacudirse que por más que no se quiera, nunca podemos prescindir del dolor,  se quiera o no pero siempre nos encuentra cuando menos...