domingo, 22 de noviembre de 2015

El conocimiento no posee límites ni autoridades...


" Nunca debe valer como argumento la autoridad de cualquier hombre, por excelente e ilustre que sea... Es sumamente injusto plegar el propio sentimiento a una reverencia sumisa hacia otros; es digno de mercenarios o esclavos y contrario a la dignidad de la libertad humana sujetarse y someterse; es suma estupidez creer por costumbre inveterada; es cosa irracional conformarse con una opinión a causa del número de los que la tienen... Hay que buscar en cambio siempre una razón verdadera y necesaria... y escuchar la voz de la naturaleza”

Giordano Bruno (1548-1600), filósofo y poeta renacentista italiano, y fundamentalmente el heraldo de la libertad de expresión del renacimiento; con proyección hacia cualquier época posterior.
Había nacido Bruno en Nola, cerca de Nápoles. Su nombre era Felipe, pero adoptó el de Giordano al ingresar en la Orden de Predicadores (Dominicos); con estos frailes estudió la filosofía aristotélica y la teología tomista. Pensador independiente de espíritu inquieto “atormentado” lo considerarán muchos, abandonó la orden en 1576 para evitar un juicio en el que se le acusaba de desviaciones doctrinales e inició una vida errante que le caracterizaría hasta el final de sus días.


el conocimiento no posee límites ni autoridades

nada es permanente, todo cambia... 

Mané

Publicar un comentario

Un fracaso

Un fracaso no es una vida fracasada tal vez sea necesario muchos fracasos para que la vida sea todo un éxito y quizá la falta de fracasos ...