viernes, 1 de enero de 2010

Felicidades

Felicidades:Hoy adopté un cucú bebé, con tal de que mi reloj ciego, deje de tantear la pared, a ratos, en busca de otras soledades, para armar. Porque cada vez que lo consigue, el espejo cimbreante termina por pedírme rescate. Si la realidad reduce la culpa a un reflejo, la causa termina por ser mimetizada y una misma mano empuja entonces dos gatillos. Vaya felino encuentro el de la muerte y su amo. Siguiendo al escalofrío que abre otros laberintos, la noche y el día no dejan de pelearse su ojo, a prueba de apagones y sin embargos. Hoy la campana de vidrio, tendrá libertad, de agrietarse, desclavando sus dientes de los engranajes huérfanos y tatuándolos en el próximo hueco a ser llenado. Cuántas horas aún pululan fuera de lugar. Nada nada perdído. En la tabla de tu asombro. Y definitivamente, tu presencia hizo del 2, 010 un año memorable.El fénix que nos ahoga, con su cortína de humo, en breve apagará su pluma número 2, 009 y desaparecerá bajo el estruendo de otros huesos, agregando su ceniza a nuestras huellas. Y una palma con 2, 010 dedos llenará mi mano de puzzibilidades.Feliz Año Preciosaaaaaa!!!

De mi amiga Eli
Publicar un comentario

Amanecer en el rancho... Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...

Amanecer en el rancho, siempre es lo más bello que me puede suceder. Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...