sábado, 12 de mayo de 2012

Yo soy la locura

Sé que me muero de amor y solicito el dolor. Aún muriendo de querer De tan buen ayre adolezco, Que es más de lo que padezco Lo que quiero padecer. Y no pudiendo exceder A mi deseo el rigor. Lisonxéame la suerte Con piedad tan advertida, Que me assegura la vida En el riesgo de la muerte. Vivir de su golpe fuerte es de mi salud primor. 


Publicar un comentario

Amanecer en el rancho... Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...

Amanecer en el rancho, siempre es lo más bello que me puede suceder. Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...