miércoles, 14 de noviembre de 2012

FINGIR

"Ya viví lo suficiente para presenciar tres períodos distintos en el comportamiento de las personas.

El primero lo viví en la infancia, cuando aprendí de mis padres que era preciso ser.

 Ser honesto, ser educado, ser digno, ser respetuoso, ser amigo, ser leal.

Algunas décadas más tarde, fui testigo de la fase del tener.
Era preciso tener.

Tener buena apariencia, tener dinero, tener status, tener cosas, tener y tener...

En la actualidad, estoy presenciando la fase del “fingir”. 
Analizando Este punto de vista, llegaremos a la conclusión de que hoy, muchas personas fingen que todo está bien.

Padres fingen que educan, profesores fingen que enseñan, alumnos fingen que aprenden, profesionales fingen que son competentes, gobernantes fingen que se preocupan con el pueblo y hay pueblos que fingen que lo creen.

Personas fingen que son honestas, líderes religiosos que se hacen pasar por representantes de Dios y fieles que fingen que tienen fe.

Enfermos fingen que tienen salud, maleantes fingen que son dignos y la justicia finge que es imparcial.

Traficantes se hacen pasar por ciudadanos de bien y consumidores de drogas fingen que no contribuyen con ese mercado del crimen.
Padres que fingen que no saben que sus hijos usan drogas, que se prostituyen, que se están matando poco a poco e hijos que fingen que no saben que sus padres saben.

Corruptos se hacen pasar por idealistas y terroristas fingen que son justicieros.

Y la mayoría de la población hace de finge que todo está bien.

Pero una cosa es segura:

No podemos fingir cuando nos miramos en el espejo de la propia conciencia.

Podemos inclusive encontrar disculpas para explicar nuestros “fingir”, pero no los justificamos.

Es importante resaltar, sin embargo, que esa representación de cada día, ese “fingir” causa perjuicios para aquellos que echan mano de este tipo de comportamiento.
La persona que actúa así termina confundiéndose a si misma y cayendo en un vacío, pues ni ella misma sabe de hecho quien es y acaba traicionándose en algún momento.

Y esto es extremadamente extenuante y desgastante.

Raras personas son realmente auténticas.

Por eso se destacan en los ambientes en que se mueven.
Son aquellas que no representan, apenas son lo que son, sin fingir.

Son profesionales éticos y competentes, amigos leales, padres celosos en la educación de sus hijos, políticos honestos, religiosos fieles a las enseñanzas que imparten.

Son, en fin, personas no complicadas, de actitudes simples, pero coherentes y, sobre todo, fieles consigo mismas.

La persona que vive de apariencias o finge ser quien no Es, corre serios riesgos de caer en la depresión. Esto es perfectamente comprensible por la batalla que traba consigo misma y el desgaste para mantener una realidad falsa.

Si es fácil engañar a los demás, es imposible engañar a la propia Conciencia.

Por todas esas razones, vale la pena ser quien se Es, aunque eso no le agrade a los demás.

Al final, no es a los demás que rendiremos cuentas de nuestras acciones, sino a nuestra Conciencia y a Dios.”

Meher Baba

Publicar un comentario

Infames, traidores de la Patria

Perdió la Nación toda. Desde la Quiaca a Tierra del Fuego, la corrupción ha ganado. La corrupción y la ignorancia matan. Demasiados i...