martes, 19 de enero de 2016

Uno maldice, manda al infierno!



Uno maldice, manda al infierno! No una, todas las vidas! Uno llora desconsoladamente...
No quiero nada!
Solo, solo por dios, uno jura que lo vende, al mal nacid@! Y no perdona, ni lo olvida!
Es que no!, No me apetece!
Si, juro que estoy ahí, al borde... gritando de miedo llamando en su nombre,  en nombre de dios y por todos los santos de los cielos!
Es que ella, señor... esa mujer, que yace en la palmera es, es mi madre!
Mané

Publicar un comentario

Amanecer en el rancho... Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...

Amanecer en el rancho, siempre es lo más bello que me puede suceder. Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...