miércoles, 24 de mayo de 2017

La verdad no cruza la General Paz


Por María Ferreyra

La Provincia de Buenos Aires prefiere el “relato”

La gobernadora María Eugenia Vidal observa un libro de historia argentina que descansa empolvado en una de las estanterías de su finca ubicada dentro de una base militar y se puso de rodillas. Es, en definitiva, una persona preocupada por las contingencias que vive su provincia -entre ellas, la educación- pero la dirigente hace gala de su cargo y permite que divisemos que su eficacia en matemáticas no es buena y su apego a las leyes, dudoso.
Para enamorarse bien hay que venir al sur decía una canción de Raffaella Carra -sin premios a su belleza poética, a mi entender- y para mentir hay que visitar la provincia de Buenos Aires -canta la joven y sonriente gobernadora-. Lo curioso es que fuera del territorio de la falacia oficial, Juan José Gómez Centurión, el director de la Aduana, fue sobreseído definitivamente en la causa en que negara la cifra de 30.000 desaparecidos. El fiscal federal Ramiro González prescindió de apelar el sobreseimiento que había dictado el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, quien entendió que Gómez Centurión no incurrió en “apología del delito”, como tampoco exaltó ni reivindicó ningún hecho y/o protagonistas.
La cifra en disputa -recordemos- fue creada por Luis Labraña con el propósito de conseguir recursos financieros para las Madres de Plaza de Mayo, quienes hoy día no dudan en levantar pasacalles donde se lee “Son Treinta Mil” o no se sonrojan en proclamar que es un “símbolo”.
Todos los que votamos por Mauricio Macri esperábamos un cambio, ya que entendimos que “el curro de los derechos humanos” sería liquidado y quisimos creer (O tradujimos) que abarcaría todos los órdenes de su presidencia. Hoy entiendo que esa oración fue otra de las tantas frases de campaña, que en verdad son expresiones en las neblinas, dejadas a la interpretación del consumidor. Clara prueba es el comportamiento de María Eugenia Vidal.

María Ferreyra
www.PrisioneroEnArgentina.com
email@PrisioneroEnArgentina.com
@carmendelfk1
Mayo 23, 2017

No puedo dejar de sentir por un instante vergüenza ajena e indignación ante tanta mentira y abuso.
El cambio era restituir la palabra que se le arrebató a las víctimas, a los muertos, nuestros muertos y a los que combatieron la guerra, los que nos protegieron de ser violados, secuestrados y destrozados por los aires de sus bombas idealistas, las del terrorismo que existió en la argentina.
A los hombres valientes y coraje que le debemos -nada más ni nada menos- estar vivos.
El cambio es dar vuelta el perverso relato mentiroso que mata y a las cosas, de lo otro... de la locura vivida en el campo de batalla y en el quehacer diario de todos desde la Quiaca a Tierra del fuego.
A la mentira y corrupción en nombre de la bandera de los derechos humanos que somos y formamos todos porque es nuestra.
No voy a permitir más mentiras ni un discurso capaz de no expresar el orden, el exceso, el desborde y la verdad.
No acepto ni permito que me condicionen por ley otra mentira, de creer y tener la falsa ilusión de poder imponer 30 mil desaparecidos.
No voy a permitir que no haya igualdad de ley entre los ciudadanos, a la búsqueda de la verdad.
No voy a permitir que me impongan silencio, no es ético.
No voy a permitir que arrebaten nuestra identidad que es la de todos, en la que somos lo vivido, lo heredado.
Mi repudio a todos los argentinos que avalan la afrenta a la nación de la mentira de los 30 mil desaparecidos y banalizan el mal.
Mi repudio a todos los falsos dioses y héroes, a la letra vacía y la pluma del apátrida de los tres poderes de la Nación.
Yo soy y elijo ser Memoria y jamás callare, no le doy la espalda al sol ni al amor, amo la vida.
Lo juro por mis hijos, por la Patria y por Dios como siempre he jurado en libertad sin ísmos.
Graciasss por ser y dar palabra viva! 


Publicar un comentario

Infames, traidores de la Patria

Perdió la Nación toda. Desde la Quiaca a Tierra del Fuego, la corrupción ha ganado. La corrupción y la ignorancia matan. Demasiados i...