martes, 22 de mayo de 2018

Llorona -Así cantábamos en el salón de música de la calle Tacuarí-





Llorrona
con aroma a puro y bocanada lenta
con el picor del ardor de la garganta
del trago a la copa de El Fundador
y la picada gallega
prolijamente servida 
deteniendo el tiempo...
En las presencias innombrables,
la guerra y el martirio de la muerte
golpeando a puño cerrado 
la herida abierta del abandono...
Siempre toma un tiempo hablar 
de la familia ante alguien...
Y de las últimas conquistas
Cuesta, causa mucho dolor
poner el cuerpo a la palabra...
Recordarse...
es detenerse en los espejos
verse y traspasar la oscuridad
la degradación
y el personaje de fantasía
Recordarse
entre fantasmas y espías
desde la mirada del sillón
el erotismo 
y de la mirada cómplice
Todo es una ceremonia
vivir, morir y resucitar.
Absolutamente todo
y sin lugar a dudas hay algo
Algo anterior
Algo más allá
Al no decir
Al pensamiento


Manè Castro Videla






Salías del templo un día, llorona,
cuando al pasar yo te vi. (Bis)
Hermoso huipil llevabas, llorona,
que la Virgen te creí. (Bis)

Ay, de mi llorona, llorona, llorona,
de un campo lirio.
Ay de mi llorona
de un campo lirio.
El que no sabe de amores, llorona,
no sabe lo que es martirio. (Bis)

No sé lo que tienen las flores, llorona,
las flores de un campo santo.
Yo no sé lo que tienen las flores, llorona,
las flores de un campo santo.
Que cuando las mueve el viento, llorona,
parece que están llorando. (Bis)

Ay, de mí llorona,, llorona,
llévame al río.
Ay, de mí llorona
llévame al río.
Tápame con tu rebozo, llorona,
porque me muero de frio. (Bis)

Dos besos llevo en el alma, llorona,
que no se apartan de mí.
Dos besos llevo en mi alma, llorona,
que no se apartan de mí.

El último de mi madre, llorona,
y el primero que yo a ti te di.
El último de mi madre, llorona,
y el primero que te di.

Ay, ay, ay, ay, ay.


No hay comentarios:

La Bohème

No encuentro necesario desbordarme y desatender todo lo logrado, vivido, sentido y amado por una noche entre tus brazos donde siem...