martes, 1 de mayo de 2018

Mentiras! No somos mentiras! Somos mujeres argentinas que estamos siempre trabajando en libertad




Somos mujeres que damos amor y somos palabra abierta de cara al sol.
Somos mujeres que nadie nos representa, somos seres únicos e irrepetibles.
Somos verdad, luchando en Ser en la más absoluta libertad.
Somos mujeres creativas ante el dolor que atenaza y quiebra cielos rojizos.
Somos mujeres generadoras de vida desde la más profunda
y honda soledad de niña mujer madre
ante el primer latir imperceptible del hijo...
Somos mujeres y nadie nos representa,
la condición de serlo, no es de un partido político.
A mí como a millones de mujeres de la argentina y del mundo
sentimos que nada tenemos que celebrar
mientras sigan muriendo esclavas mujeres esclavas
No nos sentimos orgullosas, toda lo contrario, sentimos vergüenza ajena,
repudiamos a todo sujeto por su conducta inmoral y sin códigos,
Viole, abuse, niegue, vulnere el derecho de libertad
Somos cada día más las que sentimos una profunda indignación
ante la manipulación de información ...
No somos Mentiras, mentiras que matan...
Somos la verdad, somos millones de mujeres dignas, respetuosas
que honramos la vida y estamos siempre trabajando, viajando,
recorriendo otros mundos y costumbres, aprendiendo y dando 
lo mejor de sì y con respeto dando a conocer lo que es y pasa en la Argentina
los gobiernos, los políticos, el sindicalismo...
Y la diferencia de lo que es y son el verdadero y noble trabajador...
su sacrificio, esfuerzo, voluntad y lucha por a la vida, a los hijos...
Por amor a la Patria y a Dios!
 

Hoy más que nunca en silencio reflexionamos...
Nada debemos celebrar ni menos marchamos cuando desde el Gobierno Nacional de
Mauricio Macri, sus funcionarios y equipo dilapidan gastos, negocian con el terrorismo
y sus no honorables ni ilustres diputados y senadores continuen con el verso de la
Justicia Social llenàndose los bolsillos, aumentándose los sueldos, reciban prebendas, 
pasajes, custodias, coches y cafè que pagamos los que verdaderamente trabajamos.

El medio pelo argentino en estos tiempos estalla en la mirada de los argentinos y en la ceguera de la señora justicia!

"Cada cierto tiempo el equilibrio social se rompe a favor de la mediocridad.
El ambiente se torna refractario a todo afán de perfección, los ideales se debilitan y la dignidad se ausenta; los hombres acomodaticios tienen su primavera florida.
Los gobernantes no crean ese estado de cosas; lo representan.
El mediocre ignora el justo medio, nunca hace un juicio sobre si, desconoce la autocrítica, esta condenado a permanecer en su módico refugio.
El mediocre rechaza el diálogo, no se atreve a confrontar, con el que piensa distinto. Es fundamentalmente inseguro y busca excusas que siempre se apoyan en la descalificación del otro. Carece de coraje para expresar o debatir públicamente sus ideas, propósitos y proyectos. Se comunica mediante el monologo y el aplauso.
Esta actitud lo encierra en la convicción de que él posee la verdad, la luz, y su adversario el error, la oscuridad.
Los que piensan y actúan así integran una comunidad enferma y más grave aun, la dirigen, o pretenden hacerlo.
El mediocre no logra liberarse de sus resentimientos, viejísimo problema que siempre desnaturaliza a la Justicia.
No soporta las formas, las confunde con formalidades, por lo cual desconoce la cortesía, que es una forma de respeto por los demás.
Se siente libre de culpa y serena su conciencia si disposiciones legales lo liberan de las sanciones por las faltas que cometió.
La impunidad lo tranquiliza. Siempre hay mediocres, son perennes. Lo que varía es su prestigio y su influencia.
Cuando se reemplaza lo cualitativo por lo conveniente, el rebelde es igual al lacayo, porque los valores se acomodan a las circunstancias.
Hay más presencias personales que proyectos. La declinación de la “educación” y su confusión con “enseñanza” permiten una sociedad sin ideales y sin cultura, lo que facilita la existencia de políticos ignorantes y rapaces."
José Ingenieros:

Manè Castro Videla







No hay comentarios:

La Bohème

No encuentro necesario desbordarme y desatender todo lo logrado, vivido, sentido y amado por una noche entre tus brazos donde siem...