sábado, 14 de abril de 2012

UN DIA SOÑE - ARMANDO CANO

En los sueños que he tenido un día soñé con Mané.
Que caminábamos por la playa, nos tomamos de la mano
y en unas rocas de la orilla nos sentamos a platicar.
Hablamos del futuro, de nuestros sueños y esperanzas,
de las cosas simples de la vida.
Ay Mané, Mané.
Mané Castro Videla ya no atormentes mis sueños,
deja a mis ojos y mis manos,
no aumentes mis desvelos, no me robes más el sueño.
Deja tranquilos a mi alma y mis veranos,
déjalos ya de atormentar.
Ay Mané sufro con tu belleza, con tu porte, tu presencia.
Me desvela tu mirada y el aroma de tu cuerpo,
el calor que hay en tus besos y tu alma angelical.
Ay Mané, Mané.
¿De toda esta dicha, dime, a quien le puedo reclamar?

© Armando Cano.
Cancún
 
Publicar un comentario

Cada uno va escribiendo su historia cada día

Cada uno va escribiendo su historia cada día. Uno aprende que toda acción mala trae consecuencias malas, tarde o temprano. Y la verda...