jueves, 30 de enero de 2014

Mi loco corazón, Mané


Ya no me hundes
ni hay fracaso.
Fuiste, 
-mi límite-
El pasado buscándome 
en las noches endemoniadas
de las lunas de sal,
donde moría de vergüenza
en la palabra de fracaso
al no poder levantarme
y, tu veneno
recorría el cuerpo.
No! No, lo lograste,
tu semilla de maldad
no creció en mi.
No me importa
ningún atajo.
No pierdo la nobleza
ni la transparencia,
 la honra y la dignidad.
No me voy a quedar
ni te voy a juzgar,
tan solo saldré
de esta cárcel
que me destruyo 
y enseño:
Que es, 
lo que tengo y soy. 
Soy, Mujer
 poseo todo lo suficiente
y necesario para salir 
victoriosa y conquistar 
 mis sueños, sin pedir...
 Soy,
solo entregando,
-todo aquello-
que en cada instante,
 conquisto 
y hay en mí.
Lejos estoy, 
más allá de los otros
y, las circunstancias.
Más allá 
de mi mente y de la fe,
la que  siempre 
me pone a prueba,
-una y otra vez-
Donde siento morir
y muero, en paz
Allí, donde el alma 
afligida y llorosa
sigue  en oración silenciosa,
a este loco corazón
que hay y habita en mi.


@Mané
Publicar un comentario

Infames, traidores de la Patria

Perdió la Nación toda. Desde la Quiaca a Tierra del Fuego, la corrupción ha ganado. La corrupción y la ignorancia matan. Demasiados i...