martes, 11 de febrero de 2014

la hijaputez, Mané



La hijaputez no tiene límites y hay muchos argentinos lamentablemente como lo que están en el poder que solo saben causar daño.
La maldad y la codicia, la violencia excesiva tiene al país partido en dos.
La vida y la luz son exclusivas de este mundo; la muerte, a la que todos hemos de rendir nuestro tributo, conduce a las almas al reino de la nada.
El muerto yace en su tumba privado de la habla, de la nada.
Es sobre la tierra y no en el tenebroso más allá es donde la justicia divina ejerce su ministerio y castiga al mismo criminal o a sus descendientes, en quienes queda algo siempre de él y el que muere sin sucesión desciende al Hades llevando consigo el dolor, el más sensible de todos: el no dejar quien ostente su nombre.
En estos tiempos resuena con tono más alto y doloroso las miserias, la queja y las penas de la vida de la tenebrosa oscuridad de sus caminos y la incertidumbre de sus resultados, hasta las ingenuas certezas se empañan.

Ya no hay paz en muchos argentinos, se nota los profundos y sombríos valles del dolor en el camino del diario vivir.
A esta hora solo queda la construcción de la palabra, la fe en la existencia, la dignidad, al trabajo silencioso y honesto con conciencia y responsabilidad porque esto es lo que nos sucede y padecemos muchos argentinos.

No es cuestión de ideología, como pretenden confundirnos y engañarnos con su perverso relato desde los que gobiernan, aquí es y radica en una honda y profunda grieta cultural

@ Mané Castro Videla
Publicar un comentario

Cuál es el problema de lo que se publica se hace público?!

Es inentendible...?! Me parece lógico aquello que uno no quiero que se sepa, uno debe asumir la responsabilidad de callar y menos lo p...