jueves, 1 de septiembre de 2011

Kabir



¡No te desplaces al jardín lleno de flores!


¡Oh amigo! no vayas allí.


En tu cuerpo está el jardín florido.


Siéntate sobre los mil pétalos de loto


y contempla allí la infinita Belleza





¿A qué playa te encaminarías, corazón mío


Nadie te precede; no hay camino.


...
No hay agua, ni barca, ni barquero.



No hay ni siquiera una cuerda para remolcar la barca,



ni barquero para jalarla.






Sé fuerte y entra en tu propio cuerpo,


pues ahí es firme tu asidero.



KABIR


Místico hindú  (S.XV)
Publicar un comentario

Amanecer en el rancho... Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...

Amanecer en el rancho, siempre es lo más bello que me puede suceder. Es siempre reconocerse con el ser y no con la exigencia al hacer...