martes, 9 de octubre de 2012

Tanto la virtud como el vicio

Tanto la virtud como el vicio están en nuestro poder. En efecto, siempre que se está en nuestro poder el hacer, lo está el también el no hacer, y siempre que está en nuestro poder el no, lo está el sí, de modo que sí está en nuestro poder el obrar cuando es bello, lo estará también cuando es vergonzoso, y si está en nuestro poder el no obrar cuando es bello, lo estará, asimismo, para no obrar cuando es vergonzoso

Aristóteles, Ética para Nicómaco

Publicar un comentario

No vuelvo jamás

No todos somos iguales, ni tú ni yo. Ni los amigos y menos esos falsos amigos que se nos acercan para sacar ventaja. Esos sujetos dev...