lunes, 23 de julio de 2012

Cuestión de principios

Señor Sinay: ¿Por qué a veces se hace difícil mantener la fidelidad a los valores en los que uno cree, a los vínculos que nos comprometen? Patricia Maldonado

Ser coherente o fiel no es positivo por definición. Hay ladrones, asesinos, mentirosos, infieles o corruptos que son muy coherentes. Actúan siempre igual. Otra gente es coherente con su egoísmo, con su oportunismo ético, con su capacidad para manipular y engañar. Y hay personas cambiantes en sus adhesiones y conductas, que esgrimen hoy un pensamiento, una cosmovisión o un ideario y mañana se aparecen muy campantes con otro, quizá más preocupadas por un beneficio inmediato antes que por una vida trascendente. Trascender es ir más allá del propio e inmediato interés, del cómodo círculo de pertenencia, y proyectarse en acciones, conductas y actitudes que lleguen a otros y calmen un dolor, provoquen una sonrisa, impulsen un cambio, reparen un daño, alienten una labor o un propósito y dejen al mundo un poco mejor al final del día.

¿Alguien puede decir que esto le resulta inalcanzable o imposible? Nuestra amiga Patricia habla de principios morales. Según el filósofo francés André Comte-Sponville, quizá estos principios no son necesarios desde un punto de vista lógico, pero son subjetivamente indispensables. Contribuyen a darle una columna vertebral a nuestra manera de ser y actuar en el mundo. La dificultad de mantener principios morales no proviene del exterior, del medio social, sino del interior de las personas. Siempre habrá algo que perturbe u obstaculice la puesta en práctica o el mantenimiento de esos principios. Por eso son valiosos. Actuar en consonancia con valores morales es una elección. También podemos dejarlos de lado, falsearlos, vaciarlos o trampearlos. Justamente, la elección da trascendencia a nuestras conductas y actitudes. Las costumbres y tendencias sociales predominantes suelen incitarnos a transitar el camino de lo inmediato y descartable. Si aceptamos no es por obligación, sino por elección. En cuestión de principios no hay excusas. Hay principios
SERGIO SIDNAY
DIALOGOS DEL ALMA
@DIARIO LA NACION
Publicar un comentario

Cada uno va escribiendo su historia cada día

Cada uno va escribiendo su historia cada día. Uno aprende que toda acción mala trae consecuencias malas, tarde o temprano. Y la verda...