viernes, 30 de diciembre de 2011

Esclavo del deseo

 

Epicuro fue un filósofo, su doctrina se basaba en la búsqueda del placer con prudencia. 
No creía en el destino y en la concepción griega de fatalidad. Pensaba que todo cuanto ocurre es obra del azar y no de la causalidad.
Describió su método para examinar la forma en la que una persona podía distinguir lo verdadero de lo falso a través de las sensaciones de dolor o placer.
Su concepción hedonista estaba sustentada en evitar el dolor y los excesos a través del bienestar espiritual y los sentidos. Llamaba a este estado “Ataraxia”. ¿Qué es? 'Ausencia de turbación'. 
Se lograba mediante una combinación de la disminución de los deseos y de fortaleza frente a la adversidad.
La ataraxia es tranquilidad, serenidad e imperturbabilidad en relación con el alma, la razón y los sentimientos.
Si Epicuro ocupase un lugar en nuestros grupos de trabajo, vería sorprendido que muchos creen ser hedonistas. 
Buscan el placer, evitan el dolor, dicen ser fuertes en la adversidad. 
Sin embargo, casi nadie puede describir un estado de ataraxia.
¿Cuál es la razón por la que la turbación los ha impregnado?
Son esclavos de sus deseos y no han tenido tiempo de celebrar sus éxitos.
Publicar un comentario

Cada uno va escribiendo su historia cada día

Cada uno va escribiendo su historia cada día. Uno aprende que toda acción mala trae consecuencias malas, tarde o temprano. Y la verda...