viernes, 4 de noviembre de 2011

Adicciones... Sólo por Hoy

Tomado del folleto adaptado del Programa de Doce Pasos:

Quitandonos las máscaras !!!

“La Importancia de darse por vencida”


Nosotras que hemos sufrido de la adicción a las relaciones afectivas y nos hemos recuperado, y que hemos ayudado a otras a hacer lo mismo, creemos estar calificadas para hablarles acerca de la enfermedad disfuncional de la adicción a las relaciones afectivas.
Ofrecemos los siguientes hechos acerca de la enfermedad, los cuales hemos descubierto a través de nuestros sufrimientos.

1.No culpar a nadie más.


2.Debemos reconocer este hecho para recuperarnos.


3.Estábamos extremadamente encerradas en nosotras mismas. Nosotras somos las causantes de nuestra propia enfermedad. Eramos arrogantes, exigentes, emocionalmente frías y calculadoras, abusadoras, avaras y llenas de lástima por nosotras mismas.


4.Tratábamos de engañarnos a nosotras mismas y a otras creyendo que éramos victimas inocentes de la enfermedad, que éramos mujeres muy buenas sobre las cuales había caído esa desgracia.


5.Éramos antagonistas a creer en un PODER SUPERIOR. ESTE ES EL ORIGEN VERDADERO DE NUESTRO MAL.


6.No aceptábamos órdenes de nadie.


7.Rehusábamos encarar lo que éramos. Lo ocultábamos tan bien que verdaderamente ni nosotras mismas lo sabíamos.


1.Pretendíamos buscar ayuda y rehusábamos la que nos ofrecían... Estábamos determinadas a hacerlo todo por nosotras mismas.


9.Sentíamos que éramos superiores a todo el mundo, cuando en realidad sólo estábamos escondiendo un profundo complejo de inferioridad o digamos tratando de ocultarlo.


10.Debido a nuestro extremado egoísmo no podríamos sentir ningún sentimiento humano.


11.No había nada malo en nuestras mentes, excepto que nuestra inteligencia era anulada por nuestras emociones.


En relación a este punto deseamos decir de su secreto.
Nuestra inteligencia nunca fue dañada. Podíamos hacer cualquier trabajo por difícil que fuera, aún en estados paranoicos, fuerte depresión o tormentos emocionales
-SI ESTÁBAMOS OBLIGADAS A HACERLO-.
Muchas de nosotras hemos sido disculpadas por nuestros errores porque estábamos”fuera de control”. Permítanos decirles que sabíamos perfectamente lo que estaba sucediendo y que sólo estábamos exhibiendo nuestro mal temperamento en la forma de una rabieta de niña.
Deseamos aclarar, en caso que seamos mal entendidas, que la enfermedad es real, es extremadamente dolorosa, es una enfermedad.
Publicar un comentario

¡Viva la Libertad!

Nuestra vida entera descansa, sobre hipótesis tomadas a otro tiempo y que no responden a las ideas actuales, en la forma ni en el fon...