sábado, 12 de noviembre de 2011

Quedo



Quedo

Justo allí, en el Instante

Génesis de todos mis sueños

Desplegando las diáfanas alas blancas

Juntando en remolino las doradas hojas

Que nos tocan… Nos rozan… Nos alcanzan…



Son mis finos y largos dedos

con mis anillos de oro y amatistas

en donde se enredan y siempre se cuelgan

los esclavos tallos vivos y muertos



Punzantes espinas me clavan

en la inocente mirada de las cálidas manos

Abiertas en flor, Al Amor



Quedo

Nombrándote

en perpetua silente plegaria,

En abanico real de luces

de la más suave tonalidad

En el coral de corales de angelicales voces

Orando al Creador


Mané Castro Videla
Publicar un comentario

¡Viva la Libertad!

Nuestra vida entera descansa, sobre hipótesis tomadas a otro tiempo y que no responden a las ideas actuales, en la forma ni en el fon...