martes, 29 de noviembre de 2011

El Mensaje del Creador

Después de experimentar un encuentro con el Creador interior recordarás su mensaje porque es el de tu propio corazón. No es distinto del que canta tu corazón cada vez que miras a los ojos de otra persona con amor No es distinto del mensaje que clama tu corazón cuando ves el sufrimiento donde sea,éste es el mensaje que traes al mundo y que le dejas al mundo cuando eres tu verdadero ser. Es el mensaje que te dejo ahora, para que lo recuerdes una vez más y lo compartas con todos con los que tengas contacto Sean amables y bondadosos unos con otros.
Sean también amables y bondadosos consigo mismos.
Comprendan que estas dos características no se excluyen mutua­mente.
Sean generosos unos con otros, y compartan.
Sean también generosos consigo mismos.
Sepan que sólo en la medida en la que compartan consigo mismos, podrán compartir con los demás, pues no pueden dar lo que no tienen. Sean amables y sinceros unos con otros.
Sean también amables y sinceros consigo mismos
Sean sinceros consigo mismos y de esto se seguirá, como sigue la no­che al día, que no puedan ser falsos con nadie.
Recuerden siempre que traicionarse para no traicionar a otro sigue siendo una traición. La mayor traición. Recuerden siempre que el amor es libertad. No necesitan otra pala­bra para definirlo.
No necesitan otro pensamiento para comprenderlo. No necesitan otra acción para expresarlo
Su búsqueda de la verdadera definición del amor ha terminado. La única pregunta que queda es si pueden darse este regalo de amor, a uste­des mismos o a los demás, así como yo se lo he dado a ustedes. Todos los sistemas, acuerdos, decisiones y elecciones que expresan libertad, expresan a Dios. Pues Dios es libertad y la libertad es la expre­sión del amor.
Recuerden siempre que el suyo es un mundo de ilusión, que nada de lo que ven es real y que pueden utilizar la ilusión para vivir una gran ex­periencia de la Realidad Máxima de hecho, esto es lo que han venido a hacer aquí.
Ustedes viven un sueño de su propia hechura. Permitan que sea el sueño de toda su vida, pues eso es justamente lo que es.
Sueñen con un mundo donde el Dios y la Diosa que hay en ustedes nunca sea negado, y donde ustedes nunca más nieguen al Dios y a la Diosa que haya en otro ser. Permitan que su saludo,- ahora y siempre, sea Namasté.
Sueñen con un mundo donde el amor sea la respuesta a todas las pre­guntas y situaciones, la solución de todos los problemas y la experiencia de cada momento:
Sueñen con un mundo donde la Vida y aquello que sostiene la Vida tenga el mayor valor, reciba el mayor honor y alcance su mayor expresión.
Sueñen con un mundo donde la libertad se convierta en la expresión más elevada de la Vida, en el que nadie que afirme amar a otro pretenda reprimirlo y donde a todos se les permita expresar plena y verdadera­mente la gloria de su ser.
Sueñen con un mundo donde todos tengan las mismas oportunidades, donde los recursos estén al alcance de todos y donde todos tengan la misma dignidad, para que experimenten la inigualable maravilla de la vida.
Sueñen con un mundo donde nadie juzgue a nadie, donde nunca más se fijen condiciones antes de ofrecer amor y donde el miedo nunca sea visto como medio para obtener respeto.
Sueñen con un mundo donde las diferencias no produzcan divisiones, donde la expresión individual no produzca separación y donde la grandeza del Todo se refleje en la grandeza de sus partes.
Sueñen con un mundo donde siempre haya suficiente, donde el mero regalo de compartir conduzca a este conocimiento y lo cree, donde cada acción lo apoye.
Sueñen con un mundo en el que nunca más se pase por alto el sufrimiento, donde nunca vuelva a expresarse la intolerancia y donde nadie vuelva a experimentar el odio.
Sueñen con un mundo donde se renuncie al ego, donde la superioridad se invalide y donde la ignorancia desaparezca de la realidad de todos, reducida a la ilusión que es.




Sueñen con un mundo donde los errores no conduzcan a la vergüenza, donde el arrepentimiento no conduzca a la culpabilidad y donde el juicio no conduzca a la condenación.
Sueñen con estas cosas y más. ¿Quieren?
Entonces, sueñen hasta convertir/as en realidad con el poder de sus sueños, terminen la pesadilla de la realidad que han imaginado Pueden elegir esto o la Ilusión.
Ya lo he dicho antes con palabras de poetas, líderes y filósofos: Hay quienes ven las cosas como son y exclaman "¿Por qué?" Y hay quienes sueñan con cosas que nunca fueron y exclaman "¿Por qué no?
Que dices tu?

Comunión con Dios
Neal Donald Walsch
Publicar un comentario

Un fracaso

Un fracaso no es una vida fracasada tal vez sea necesario muchos fracasos para que la vida sea todo un éxito y quizá la falta de fracasos ...